Alarmante tráfico de mujeres y menores para comercio sexual
13.01.2003
 
Miles de mujeres, niños y niñas de América Latina y el Caribe son vendidos para ser explotados sexualmente en Estados Unidos, Europa y Asia, sin que existan cifras confiables o estrategias gubernamentales efectivas para terminar con ese flagelo, según un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
 
(Adital/CIMAC, América Latina) El documento de la OPS asegura que al menos 35 mil mujeres colombianas, 50 mil de República Dominicana y 75 mil de Brasil “trabajan” en la industria del sexo, principalmente en Europa, aunque se desconoce la proporción de las que son víctimas de comercio sexual.
 
Según la OPS, prácticamente el único indicador es la prostitución infantil en la región latinoamericana, ante la falta de estrategias de seguimiento y divergencias en el concepto de “tráfico”. Por ejemplo, continúa el documento, en la ciudad de Guatemala, hay alrededor de dos mil niñas prostitutas que trabajan en 600 burdeles, pero entre ellas han sido detectadas niñas de Honduras y El Salvador, lo que dificulta conocer con precisión la magnitud del problema.
 
Cifras del organismo privado de apoyo a los menores, Casa Alianza, indican que en la ciudad de San José, capital de Costa Rica, se prostituyen dos mil niñas, mientras en República Dominicana el número podría ser de 25 mil y en Brasil de 500 mil.
 
Al crecimiento de ese flagelo ha contribuido el aumento del llamado comercio sexual. Para Casa Alianza, adolescentes son exportadas desde Colombia, Dominicana y Filipinas hacia Costa Rica para explotarlas y alquilarlas a visitantes extranjeros.
 
“Grupos de delito organizado de distintas regiones del mundo participan en el comercio de mujeres y criaturas para América del Norte”, agrega el estudio, según el cual sólo en Dominicana hay 400 organizaciones de contrabando y tráfico humano con alta tecnología para falsificar cualquier documento.
 
Entre las razones que favorecen este fenómeno, la OPS señala la impunidad, debido a leyes insuficientes o inadecuadas, el trabajo deficiente de las fiscalías, sanciones ineficaces, corrupción o complacencia de las autoridades y la forma en que toda la sociedad ha vuelto invisible el problema.
 
Para la OPS la demanda es otro de los catalizadores. “La trata es impulsada por una demanda de cuerpos de mujeres y criaturas en la industria sexual, alimentada por una oferta de mujeres a quienes se niegan derechos y oportunidades iguales de educación y progreso económico, situación perpetuada por traficantes que pueden explotar el infortunio humano casi con impunidad”.
 
La oferta es alimentada por la pobreza, discriminación hacia las mujeres, el desempleo, la violencia basada en el género, las falsas expectativas de una vida mejor, políticas de inmigración restrictivas y falta de información sobre los riesgos para los inmigrantes en los países de destino.
 
La OPS asegura que más que una cuestión de delito o migración, la trata sexual es un problema de derechos humanos y una manifestación de la persistente desigualdad entre los sexos y de la condición de subordinación de la mujer en el mundo.
 
“La mayoría de los seres sometidos a trata sexual son mujeres y niñas de baja condición económica y las principales corrientes de ese comercio fluyen desde los países en vías de desarrollo hacia los más prósperos”, concluyó el análisis.
 
 
Fuente original: Adital/Cimac
Fuente electronico: Mujeres Hoy...otra mirada
http://www.mujereshoy.com/secciones/148.shtml

volver al índice | principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana. Derechos Reservados. Términos de Uso.