DERECHOS Gay, lésbico, transgenérico y transexual
Manifiesto por el día del orgullo gay lésbico (Paraguay)
La homofóbica Policía Nacional (Guatemala)
Transexuales perseguidas frente a inmutables policías (España)
Madres lesbianas feministas autónomas (Argentina)
"Lo erótico como poder" (EEUU)
Primer acto público del orgullo (Argentina)

Manifiesto por el día del orgullo gay lésbico

El día 28 de Junio, en muchos países se celebra el día del orgullo gay, lésbico, transgenérico y transexual. El origen de esta fecha se remonta al 28 de Junio de 1969, cuando en un bar de Nueva York llamado Stonewall, los gays, lesbianas y travestis cansados/as de los continuos hostigamientos de la policía decidieron enfrentarla dando lugar a la primera manifestación pública de reivindicación gay.

A partir de ese año y con el nacimiento de organizaciones que luchaban por los derechos de los gays y lesbianas (transexuales y transgenéricos) se festeja el 28 de Junio el día del orgullo gay, lésbico, transgenérico y transexual. ¿Porqué el orgullo? Para responder a la vergüenza que la sociedad nos impone por no obedecer a la norma dominante de vivir la sexualidad, es decir heterosexual.

La fecha se celebra en muchos lugares del mundo con coloridos desfiles de mujeres y hombres que reinvindican el derecho a vivir su sexualidad en forma libre e igualitaria, es una oportunidad para visibilizar las luchas por los derechos de personas que son discriminadas por su sexualidad.

En Paraguay los gays y las lesbianas no festejamos públicamente la fecha, pues todavía nos cuesta enfrentar a la sociedad que nos
discrimina y marginaliza. Sin embargo existen grupos organizados que vienen luchando por una sociedad más igualitaria por el derecho a una libre orientación sexual. Una de estas organizaciones es el Grupo de Acción Gay Lésbico que viene trabajando desde 1999 por los derechos de gays y lesbianas.

Si todas las mujeres que amamos a mujeres, todos los hombres que amamos a hombres, saliéramos a la calle hoy, estaríamos miles porque somos tu primo, tu hermana, tu compañero de trabajo, tu jefa, tu profesor, tu hija; porque somos miles quienes para evitar enfrentamientos y el desprecio estamos en el difícil
arte de vivir la sexualidad en forma privada y oculta, pero creemos que ha llegado la hora de que esto se acabe.

Es importante para nosotras y nosotros que en este día del orgullo gay lésbico reafirmemos nuestro derecho a una vida sexual libre. Hoy queremos tomar la palabra y hacer escuchar nuestras voces, porque también existimos y formamos parte de esta sociedad que si es democrática debe reconocernos como ciudadanos y ciudadanas.

En conmemoración de esta fecha el Grupo de Acción Gay Lésbico, manifiesta que:

- El rechazo a los homosexuales es el producto de los prejuicios hacia lo diferente, que la homofobia es la consecuencia de una sociedad patriarcal y excluyente.
- La lesbofobia (fobia a las lesbianas) consecuencia también de una sociedad patriarcal y excluyente, discrimina y anula a las lesbianas negando su sexualidad y su existencia.
- La tolerancia es la mitad del camino de una sociedad realmente
incluyente con plena aceptación de la diversidad.
- Ser heterosexual es una forma más de vivir la sexualidad, no la única y obligatoria.

Reivindica:

- La plena aceptación y respeto hacia todas las formas de vivir la
afectividad y sexualidad.
- La no discriminación y estigmatización de las personas por su
preferencia sexual y/o identidad genérica.
- La igualdad de derechos de gays y lesbianas como ciudadanos y
ciudadanas de un país democrático.
- El reconocimiento de la diversidad en la sociedad paraguaya, que
implica la inclusión de todas las personas sin distinción de raza,
etnia, cultura, credo idioma, sexo y orientación sexual.

Instamos a ciudadanos y ciudadanas a que luchen por el derecho a una libre orientación sexual y participen en la construcción de un país más democrático e igualitario.

Asunción, 28 de junio de 2000.
GRUPO DE ACCIÓN GAY LÉSBICO DEL PARAGUAY
FUENTE Voces de Mujer, www.vocesdemujer.org/main.htm

[volver al índice]

La homofóbica Policía Nacional
Laura E. Asturias, Diario Siglo Veintiuno (Guatemala), 31-III-2001

Este 26 de marzo, el representante legal de la Organización de Apoyo a una Sexualidad Integral frente al SIDA (OASIS) presentó ante el Ministerio Público (MP) una denuncia que consta en el expediente No. 25678 que el MP remitió a la Fiscalía contra la Corrupción. La misma fue elevada a la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Oficina de Responsabilidad Profesional de la Policía Nacional Civil (PNC) y la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Guatemala (MINUGUA.

El motivo, una vieja historia: la PNC continúa abusando en las calles y ahora se ensaña contra quienes realizan un trabajo que ni las mismas autoridades de salud tocan siquiera de lejos.

El 23 de marzo, el vehículo del proyecto Rodalinda salió en su ronda habitual con personas voluntarias y trabajadores de OASIS y la Asociación de Salud Integral (ASI), quienes se dispusieron a hacer lo que siempre hacen: distribuir, en sectores de comercio sexual, información sobre prevención del VIH/SIDA y preservativos a mujeres y travestis trabajadores del sexo, así como a hombres que tienen sexo con hombres.

Alrededor de las 7 p.m., mientras estas personas realizaban su trabajo por la línea del ferrocarril, en la 14 avenida y 11 calle de la Zona 1, fueron abordadas por agentes policiales de la patrulla 11-003, bajo el mando del comandante Estrada Marroquín. Sin justificación alguna, pusieron contra la pared a una de las voluntarias, a quien una mujer policía le registró hasta la ropa interior. Cuando la voluntaria se resistió, la agente, según la denuncia, "le agarró las nalgas". Otro voluntario corrió la misma suerte con un oficial. Éstas, se les informó, son "las normas del reglamento de la policía".

Lo anterior no es casual. El día anterior, los ocupantes de la misma patrulla habían agredido física y verbalmente al equipo de Rodalinda. La mujer policía los puso contra la pared y cuando uno de los afectados pidió que lo registrara un hombre, ella le preguntó si no le gustaban las mujeres. Luego, mientras él era registrado por un policía, se le acercó uno más para darle un golpe seco en la espalda. Y uno de los agentes le preguntó a otro voluntario: "¿A vos tampoco te gustan las mujeres? ¿Sos hombre o sos mujer?"

A la luz de tales intimidaciones, no puede ser casualidad que la noche del 24 de marzo, durante una fiesta en la sede de OASIS, varias patrullas de la PNC circundaran el área: las identificadas con los números 11-089, 11-035, 11-090, 11-003 (¿casualidad?) y 11-048. Se observó a los agentes policiales anotando números de placas de los vehículos estacionados a inmediaciones de la organización. También merodearon el lugar un pick-up negro (P-677937), un automóvil Toyota blanco (P-4653) y uno con placas oficiales (O-3498).
Nadie en su sano juicio puede criticar a la PNC por hacer el trabajo al que está llamada. Pero sí son condenables el acoso y la intimidación contra una organización que llena el profundo vacío de la inacción del Ministerio de Salud en cuanto a prevención del SIDA.

No puedo negar que en este reclamo hay algo muy personal: un profundo cariño hacia OASIS y mi admiración por su encomiable labor. Cuando me iniciaba en el campo del SIDA, fui invitada a integrar la primera junta directiva de esta asociación, hasta hoy la única que ha asumido con total compromiso una tarea para muchos atemorizante: el trabajo de prevención de esta mortal infección, dirigido a hombres que tienen sexo con hombres. Cuatro años en esa junta directiva me terminaron de liberar del pesado yugo que es la homofobia que arrastramos desde la cuna en esta sociedad. Un odio irracional que también mamaron esos abusivos policías.
Confieso que me duelen las agresiones de nuestras homofóbicas autoridades porque al frente de OASIS están dos de mis más queridos amigos, hombres equitativos, solidarios y frontales. De ésos que le urgen hoy a Guatemala.

Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 14 - 31 de marzo del 2001
Editora: HYPERLINK mailto:leasturias@intelnet.net.gt Laura E. Asturias
Internet: HYPERLINK http://www.geocities.com/guatertulia http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

Transexuales perseguidas frente a inmutables policías (España)
Madrid, 25 de mayo del 2001 Carla Antonelli
HYPERLINK transexualia@nodo50.org  Transexualia/Tertulia

Sobre las 23:30 horas del miércoles 23 de mayo comenzaron a escucharse gritos en los aledaños de la plaza de Rubén Darío. Los gritos procedían de transexuales perseguidas por un grupo de unos cinco vándalos armados con bates de béisbol. De pronto apareció otro grupo más, corriendo desde la dirección opuesta y pretendiendo realizar una encerrona. Llevaban un perro de la raza Pit Bull.
Las perseguidas divisaron un coche de la policía nacional parado en un semáforo y se dirigieron hacia éste solicitando auxilio. Indicaron a los agentes la persecución de que estaban siendo objeto y les mostraron el grupo de agresores, quienes al ver el coche dieron media vuelta y salieron corriendo. Los agentes permanecieron en el interior de la patrulla y en ningún momento fueron a la captura de los delincuentes; se limitaron a formular preguntas a las víctimas. Pasado un rato arrancaron y se fueron.

Finalmente las víctimas acudieron a la comisaría de Chamberi, donde denunciaron los hechos. Comisaría que hasta el momento se ha caracterizado por decir públicamente que no tiene constancia de denuncias; con ésta ya van tres aparte de la primera y más grave, que fue interpuesta el 24 de febrero en otra.
Otra noche intentaron rociar con una lata de gasolina a una chica y quemarla viva pero afortunadamente sus compañeras llegaron en su auxilio.
Si a quienes les pagamos para que nos protejan no lo hacen, ¿a dónde nos queda por recurrir? Acaso pretenden que ellas se defiendan por sí solas poniéndose a la altura de sus agresores y de ese modo también sean contempladas como delincuentes. Con este último caso, bastante gráfico, da la sensación que los agentes hubiesen recibido órdenes de inmovilismo total.

Tertulia, Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 22 - 26 de mayo del 2001
Editora: HYPERLINK mailto:leasturias@intelnet.net.gt Laura E. Asturias
Internet: HYPERLINK http://www.geocities.com/guatertulia http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

Madres Lesbianas Feministas Autónomas (Argentina)

la lesbianidad del ser...

En los talleres sobre maternidad de las Jornadas de Lesbianas que realizaban "Las Lunas y las Otras" (grupo de lesbianas feministas) nos conocimos un grupo de
madres lesbianas que pensamos en seguir encontrándonos entre nosotras para tratar el tema específicamente. En diferentes etapas, el grupo tiene ya 7 años, han pasado decenas de madres lesbianas, y hoy seguimos con reuniones periódicas en las cuales seguimos polemizando.

La maternidad es en esta sociedad, la función por la cual todas las mujeres somos sometidas a un orden social en el que no somos dueñas de nuestro cuerpo (como ejemplo basta ver cualquier publicidad), ni de nuestro placer (hasta en las relaciones entre mujeres que pueden verse en películas, son para excitar al hombre), ni de nuestro deseo (rebajado siempre a un imperativo biológico).

En este orden, el cuerpo de las mujeres es una incubadora para los/as hijos/as del hombre que llevaran su sello (el apellido del hombre) y que a su vez serán educados/as para seguir con el mismo mandato.

Pero es en este punto en el cual las lesbianas no tenemos cabida, porque elegimos a otra mujer como relación amorosa, emocional y sexual. Y aún dentro del universo de las lesbianas, las madres lesbianas debemos abrir un espacio para poder expresar y luchar
por nuestro deseo.

En este ultimo ano se acercaron al grupo tres parejas con el proyecto de recurrir a la fertilización asistida para ser madres. Una de esas parejas esta esperando una niña que nacerá en mayo... mi cuerpo es mío... para abortar... para parir

Así como la despenalización y la legalización del aborto es la consigna básica del feminismo heterosexual para la apropiación de las mujeres de su cuerpo (consigna tomada también por las lesbianas feministas), creemos que la maternidad lesbia como
apropiación del cuerpo de las mujeres lesbianas, debería ser el complemento a esta consigna. Por eso es que nosotras decimos: "mi cuerpo es mío... para abortar... para parir".

Y es en este cuerpo y en esta historia donde nos identificamos con las mujeres. Por eso es que participamos activamente de los eventos que reúnen a mujeres, y nos sentimos mas ligadas a la experiencia de una mujer heterosexual que a la experiencia de un
padre gay.

Pensamos que la maternidad lesbia y la paternidad gay tratan temas totalmente diferentes, justamente por el significado que tienen en esta sociedad (en la cual
vivimos y no podemos abstraernos) la Madre y el Padre.

Claro que muchas de nosotras vamos a las marchas del orgullo, como a todas las otras marchas que reivindican los derechos de las personas que demandan
una sociedad sin opresiones. madre hay una sola, y a veces hay dos...

Aun el termino "familia" (aunque esta seguido de "alternativa"), siempre remite a la estructura social, económica y política de un sistema de dominación, en
donde el hombre es el eje dominante. Intentamos crear desde nuestro ser mujeres el nombre de una organización con vínculos amorosos que no tengan raíz en la opresión, sino en la consolidación afectiva de una estructura igualitaria.

Estos vínculos tienen que basarse en la identidad y en la verdad. Y a esto lo vemos en la practica cotidiana, en nuestros/as hijos/as, cuando vivimos libremente nuestras relaciones, sin que ellos/as nos censuren o nos juzguen con la ideología que les transmiten a diario los medios, la escuela o los ámbitos en los cuales deben desenvolverse.

Aun sin derechos civiles, las madres lesbianas hemos podido transitar de alguna manera vericuetos legales, tramitando "tutelas dativas", haciendo figurar a nuestra pareja como "tutora" de nuestro/a hijo/a en la escuela, asistiendo las dos a las reuniones de padres
y madres, firmando boleto de compra-venta con poder indeclinable a nuestras parejas o usufructos de por vida, haciendo certificados de "convivientes" ante el juzgado de turno para poder anotar a nuestra pareja en la obra social o en el sindicato...

Una pareja de lesbianas en una sociedad donde la mujer gana menos que el hombre por igual tarea, hoy por hoy lo importante en todo caso seria tener bienes para dejar a nuestra compañera, antes que el derecho a herencia, tener trabajo para anotar a nuestra pareja
en la obra social, poder darles una educación a nuestros/as hijos/as para preocuparnos como va a figurar nuestra pareja en la escuela.

Si bien los derechos civiles facilitarían algunas cosas, lo importante es el cambio cultural y social que de alguna forma (de a saltos muchas veces) se este dando.

Nos encontramos el primer y el tercer viernes de cada mes en Rivadavia 4307.
Nuestro e-mail es: madresl@wamani.apc.org
Tel. Celular: (15) 40 93 71 94
FUENTE:
Red Informativa de Mujeres de Argentina
www.geocities.com/rima_web/index.html 

[volver al índice]

"Lo Erótico Como Poder" (EEUU)
Por Audre Lorde *
Revista Especial/Fempress, 1995 - Pags. 21-22-23
(Fempress) 

Lo erótico es un recurso dentro de cada una de nosotras que descansa en un nivel profundamente femenino y espiritual, firmemente enraizado en el poder de sentimientos no expresados o no reconocidos. Para perpetuarse, toda opresión debe corromper o
distorsionar las fuentes de poder, en el interior de la cultura del oprimido, que puedan proporcionar energía para el cambio. Para nosotras, esto ha significado una supresión de lo erótico como fuente de poder y conocimiento en el interior de nuestras vidas.
Se nos ha enseñado a desconfiar de este recurso, que ha sido envilecido y devaluado en la sociedad occidental. Por un lado, lo superficialmente erótico ha sido difundido como signo de inferioridad femenina; por otro, a las mujeres se les ha hecho sufrir y sentirse despreciables y sospechosas en virtud de la experiencia de lo erótico. De ahí hay solo un paso a la falsa creencia de que solamente por la supresión de lo erótico dentro de nuestras vidas y de nuestras conciencias las mujeres podemos ser realmente fuertes.

Como mujeres, hemos llegado a desconfiar de ese poder que surge de nuestro mas profundo e irracional conocimiento. Pero lo erótico ofrece un pozo de fuerza
para la mujer que no teme su revelación. La pornografía es la negación de lo erótico
A menudo se le ha dado un nombre equivocado a lo erótico y se lo ha usado contra la mujer. Por esta razón, muchas veces nos hemos alejado de la exploración y consideración de lo erótico como fuente de poder y conocimiento, confundiéndolo con su
opuesto, la pornografía. Pero la pornografía es la negación directa de lo erótico, porque representa la supresión de los verdaderos sentimientos. La pornografía enfatiza la sensación sin sentimientos. Al equiparar pornografía con erotismo, dos usos
diametralmente opuestos de lo sexual, se ha intentado también separar lo espiritual de lo erótico, reduciendo lo espiritual a un mundo de afectos desabridos, un mundo ascético en el que se aspira a no sentir nada. Esta reducción de lo espiritual a lo ascético dista mucho de corresponder a la realidad. Lo erótico es un lugar ubicado entre los comienzos de nuestro sentido de 'yo' y el caos de nuestros sentimientos mas fuertes. Es un sentido interno de satisfacción al que, una vez que lo hemos experimentado, sabemos que podemos aspirar. Porque habiendo experimentado la totalidad de esta profundidad de sentimientos y reconocido su poder, por un sentido de auto-respeto, no podemos exigir menos de nosotras mismas.

El valor erótico de nuestro trabajo

La meta de cada cosa que hacemos es hacer la vida de nuestros niños y niñas lo mas rica posible. Si celebro lo erótico en todos mis esfuerzos, mi trabajo se convierte en una decisión consciente -en una deseada cama a la que voy con gratitud y de la que me levanto con mas poder. Por supuesto, las mujeres con tal poder son peligrosas. De ahí que se nos enseñen a separar lo erótico de todas las áreas mas vitales de nuestras
vidas que no sean el sexo. Y falta de preocupación por la raíz erótica de nuestro quehacer se manifiesta en la falta de animo en mucho de lo que hacemos. Por ejemplo, a menudo quien realmente amamos nuestro trabajo?

El principal horror de cualquier sistema que define lo bueno en términos de ganancias, en lugar de hacerlo en términos de las necesidades, excluyendo sus componentes emocionales y psíquicos-, el horror principal de tal sistema es que priva a nuestro trabajo de su valor erótico, de su poder erótico, de su intima relación con la vida y la plenitud. Como mujeres, necesitamos examinar las formas en que nuestro mundo puede ser verdaderamente diferente. Me refiero a la necesidad de reevaluar la calidad de
todos los aspectos de nuestras vidas y de nuestros trabajos.

La conexión erótica

La palabra erótico viene de la expresión griega 'eros', que alude a la personificación del amor en todos sus aspectos. Eros, nacido del dios Caos, representa el poder creativo y la armonía. Cuando hablo de lo erótico, entonces, hablo de una afirmación de la fuerza de vida de las mujeres, de aquella poderosa energía creativa cuyo conocimiento y uso estamos reclamando en nuestro lenguaje, en nuestra historia, en nuestros bailes, en nuestros amores, en nuestros trabajos, en nuestras vidas.

Para mi, lo erótico actúa de varias maneras y la primera es proporcionando el poder que proviene de la experiencia de compartir profundamente cualquier actividad con otra persona. El compartir el goce, ya sea físico, emocional, espiritual o intelectual, crea
un puente entre las personas que puede ser la base para entender mejor aquello que no se comparte y disminuir el sentimiento de amenaza que provocan las diferencias.

Otra forma importante en que actúa la conexión erótica es reforzando, de manera abierta y audaz, mi capacidad de goce. De la misma manera en que mi cuerpo se abre a la música, respondiendo a ella, y escucha con atención sus mas profundos ritmos, así también todo lo que siento puede abrirse a una experiencia eróticamente plena, sea bailar, construir un estante, escribir un poema, examinar una idea. Esta auto-conexión es una medida del goce de saberme capaz de sentir, un recordatorio de mi capacidad de sentir. Y ese profundo e irremplazable conocimiento de mi capacidad de goce exige que viva toda mi vida en el conocimiento de que tal satisfacción es posible y no necesita llamarse matrimonio ni dios ni vida eterna.

Esta es una de las razones por las cuales lo erótico es tan temido y tan a menudo relegado solamente a la cama, cuando se llega a reconocer. Porque una vez que empezamos a sentir profundamente todos los aspectos de nuestras vidas, empezamos a exigir de nosotras mismas, y de todas las actividades de nuestras vidas, que están de acuerdo con ese goce del que estamos conscientes de ser capaces. Nuestro conocimiento erótico nos da poder, se convierte en un lente a través del cual miramos todos los aspectos de nuestra existencia, obligándonos a evaluarla honestamente en términos de su relativo sentido en nuestras vidas. Esta es una gran responsabilidad que, proyectada desde nuestro interior, nos compromete a no establecernos en
lo conveniente, en lo falso, lo esperado convencionalmente, lo meramente seguro.

Vivir desde adentro hacia afuera

Hemos sido formadas para temer el si dentro de nosotras a nuestros mas profundos anhelos. Pero una vez reconocidos aquellos que no potencian nuestro futuro, pierden su poder y pueden cambiarse por otros que si lo hagan. El temor a nuestros deseos los
mantiene bajo sospecha e indiscriminadamente poderosos, porque reprimir una verdad es darle mas fuerza de la que podemos resistir. El temor de no poder crecer mas allí de cualquier confusión que podamos encontrar en nosotras mismas nos mantiene
dóciles y obedientes, definidas externamente, y nos lleva a aceptar muchas facetas de nuestra opresión como mujeres.

Cuando vivimos fuera de nosotras, y con esto quiero decir basadas solamente en directivas externas, en lugar de vivir basadas en nuestros conocimientos y en nuestras necesidades internas, cuando vivimos alejadas de las directivas eróticas que vienen desde adentro de nosotras mismas, entonces nuestras vidas permanecen
limitadas por formas externas y alienantes y terminamos ajustándonos a una estructura que no esta basada en las necesidades humanas. Pero cuando empezamos a vivir desde adentro hacia afuera, en contacto con el poder de lo erótico adentro, permitiendo que ese poder informe e ilumine nuestras acciones en el mundo que nos rodea, entonces empezamos a ser responsables de nosotras mismas en el mas profundo sentido.

Al empezar a reconocer nuestros sentimientos mas profundos, empezamos a dejar, necesariamente, de sentirnos satisfechas con el sufrimiento y la auto-negación y con la paralización que tan frecuentemente parece ser la única alternativa en nuestra sociedad. Nuestras acciones contra la opresión se hacen uno con nuestro ser, motivadas y reforzadas desde adentro. En contacto con lo erótico, me siento menos dispuesta a aceptar la impotencia u otros estados del ser que no son parte de mi naturaleza, tales como la resignación, la desesperación, la auto-destrucción, la depresión, la auto-negación.

Si, hay una jerarquía. Hay una diferencia entre pintar una reja interior y escribir un poema, pero solamente una diferencia de cantidad. Y no hay, para mí, diferencias entre escribir un buen poema y ponerme a la luz del sol junto al cuerpo de una mujer que amo.

El poder de lo erótico en nuestras vidas

Esto me lleva a una ultima consideración sobre lo erótico. Compartir el poder de los sentimientos mutuos es diferente de usar los sentimientos de otra persona como si usáramos un pañuelo desechable. La necesidad de compartir sentimientos profundos es una necesidad humana. Pero en la tradición europea-americana se busca satisfacer esta necesidad en situaciones que casi siempre se caracterizan por un simultaneo mirar hacia otro lado, un usar los sentimientos de quienes participan en la experiencia con nosotras en lugar de compartirlos.

Cuando desviamos la vista de la importancia de lo erótico en el desarrollo y sostenimiento de nuestro poder, o cuando desviamos la vista de nosotras mismas al satisfacer nuestras necesidades eróticas en concierto con otro/as, nos usamos mutuamente como objetos de satisfacción mas que compartir nuestro gozo en la satisfacción, más que hacer conexiones con nuestras similitudes y nuestras diferencias. Negarse a estar conscientes de lo que sentimos en cualquier momento, aunque eso parezca incomodo, es negar una
gran parte de la experiencia, y ahí es cuando podemos permitir ser reducidas a lo pornográfico, al abuso y al absurdo.

Lo erótico no puede sentirse de segunda mano. Como feminista lesbiana negra tengo un sentimiento, un conocimiento y una comprensión particular de aquellas hermanas con las que he bailado, jugado e incluso peleado. Esta profunda participación ha sido, con
frecuencia, el presagio de acciones conjuntas y concertadas que antes no fueron posibles. Pero esta carga erótica no es fácilmente compartida por las mujeres que continúan operando exclusivamente bajo una tradición europea-americana masculina. Yo se que no estuvo disponible para mi cuando estaba tratando de adaptar mi conciencia a este modo de vida y sensación. Solamente ahora encuentro más y más mujeres
identificadas con mujeres lo suficientemente valientes para correr el riesgo de compartir la carga eléctrica de lo erótico, sin tener que mirar hacia otra parte y sin distorsionar la naturaleza poderosa y creativa de ese intercambio.

Ese reconocer el poder de lo erótico en nuestras vidas nos puede dar la energia para procurar obtener cambios genuinos en nuestro mundo, en lugar de solamente esperar un cambio de personajes en el mismo cansador drama. Y esto es asi no solamente porque
tocamos nuestra más profunda fuente creativa sino porque hacemos lo que es femenino y auto afirmativo frente a una sociedad racista, patriarcal y anta-erótica.

*Audre Lorde (1934-1993), negra, lesbiana, poeta, madre de dos niños, autora de varios libros de poesía. Su escritura en prosa incluye Los diarios del cáncer
(The Cancer Journals), Zami: una nueva forma de deletrear ni nombre (Zami: a New Spelling of My Name), Hermana marginal (Sister Outsider) y A Burst of Light.

Nota: Este texto fue publicado en Con-spirando,
Revista Latinoamericana de Ecofeminismo,
Espiritualidad y Teología, No5, septiembre de 1993.
FUENTE:
Red Informativa de Mujeres de Argentina
www.geocities.com/rima_web/index.html

[volver al índice]

Primer acto público del orgullo (Argentina)
Rosario, Santa Fe, 28 de junio de 2000

En 31 anos de celebración del 28 de junio como el Día del Orgullo de gays, lesbianas, travestís, transexuales y bisexuales, el pasado miércoles tuvo lugar el primer acto publico en la ciudad de Rosario, Santa Fe, Argentina.

En la céntrica plaza Pringles se reunieron integrantes de distintas agrupaciones activistas de los derechos de las minorías sexuales en nuestra ciudad: el Colectivo Arco Iris, el Centro de Accion en sida, y la revista VOX. En una noche fría acudieron también personas allegadas a estos movimientos, como por ejemplo el grupo de Jóvenes feministas.

Con adhesiones y apoyo de los bares y confiterías bailables de la comunidad así como también de distintas instituciones de la ciudad y de algunos/as concejale/as se pudo además disfrutar de algunos números musicales que estuvieron a cargo de
integrantes de la comunidad gay de Rosario. 

Antes de finalizar el acto Guillermo Lovagnini de la Revista VOX leye un comunicado en el que hizo hincapié en el hecho de ser este el primer acto publico en esta ciudad, y convoco para el ano próximo a realizar un acto similar. Antes de finalizar su alocución,
Lovagnini aprovecha la ocasión, y la presencia en la ciudad del vice presidente de la Nación Sr. Chacho Álvarez, para reclamar la provisión de medicamentos para los enfermos de SIDA de la ciudad. Esta falta de medicamentos se hace sentir desde hace unos meses en los hospitales públicos locales en donde tienen actuación tanto la Secretaria de Salud como el programa Promusida. El acto concluye con la entonación
de la canción-himno "Soy lo que soy". Cabe destacar que este acto tuvo lugar en una ciudad que ya cuenta con un "Día de Lucha contra la Discriminación" el día 20 de agosto, proyecto presentado por el Colectivo Arco Iris, aprobado por el concejo Municipal en el mes de mayo de 2000. En 1997 tuvo lugar el Primer Encuentro Nacional gay, lesbico,
travestido, transexual y bisexual, el ano pasado se desarrollaron los Juegos Olímpicos Gays, y el próximo ano Rosario será sede del Quinto Encuentro Nacional.

Irene Ocampo
FM AIRE LIBRE
Colectivo cultural feminista Alfonsina Storni
FUENTE:
Red Informativa de Mujeres de Argentina
www.geocities.com/rima_web/index.html


[volver al índice]

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.