Trabajar en la industria del sexo

Laura Mª Agustín
laura_agustin@hotmail.com 

Educadora en programas populares de América Latina y con migrantes. Investigadora y candidata doctoral en Estudios Culturales de la Open University del Reino Unido. Especializa durante años en migraciones relacionadas con la industria del sexo.

Los migrantes que vienen a trabajar en la industria sexual europea son de toda clase, color, edad, etnia, nacionalidad, y no sólo son mujeres sino hombres y transgéneros también . Llegan por incontables rutas-sólos, con amigos, en pareja o en grupos acompañados. Algunos tienen dinero para gastar, otros llegan endeudados. Su documentación puede ser verdadera o falsa; algunos llegan con visados de turista. Muchas de estas personas han planificado sus viajes personalmente durante largo tiempo, mientras a otras se les ha presentado una oportunidad con poco tiempo para planificarlo. Algunos de estos viajeros y viajeras potenciales ya ejercían prostitución en su país. La gran mayoría, concuerdan fuentes por todos lados del mundo, ha entendido que su trabajo futuro o será directamente prostitución o que tendrá un aspecto sexual. Es decir, ha optado por hacer un trabajo sexual.

Antes de continuar, quisiera destacar que el tema de este ensayo no es intentar explicar por que existe prostitución, buscando sus causas; ni es definirla ni juzgarla dentro de ningún marco teórico como sería el feminismo, el posmodernismo, etc. Tampoco voy a identificar qué grupos o individuos se encuentran más en esta industria y cómo funcionan las redes migratorias involucradas. Sobre todo no voy a abordar la cuestión de si algún ser humano pueda 'elegir' realmente cómo trabaja, sea prostitución u otra cosa.

Parto del hecho de que muchos migrantes con trabajos sexuales no se describen como 'forzados' ni sin otra opción en la vida. Tendrán menos opciones o menos opciones agradables que otras personas, pero las tienen. Es también importante señalar que entre los que sufren de la pobreza, malos matrimonios y todo el abanico posible de factores causantes, no todos optan por el trabajo sexual, como no todos optan por migrar. Ningún tipo de determinismo explica por completo el fenómeno humano de la elección. Toda opción es intervenida por cuestiones de clase, género, etnia, nivel económico y las condiciones sociales del momento en su tierra (guerra, dictadura, hambruna, violencia, paro, etc).

Los migrantes actúan dentro de estas estructuras y dinámicas geopolíticas y económicas

Los paises 'subdesarrollados' sufren la bien conocida política del 'ajuste estructural' impuesta por el Fondo Monetario Internacional. Existe una feminización de la pobreza y de las migraciones. Además se disminuyen cada vez más las oportunidades, incluso para gente con título universitario. Sin embargo, dentro de todo esto, los migrantes toman acciones y decisiones motivadas por las ganas de vivir mejor. Son decisiones vitales que toman cuando se arrancan de sus casas, considerándose personas de valor y espíritu de aventura, incluyendo cuando el futuro implica trabajo sexual.
Mientras la mayoría de trabajadores sexuales es femenina, cada vez hay más hombres, transgéneros, niños y niñas. Servicios sexuales son deseados también por mujeres y transgéneros, y no sólo por hombres. En una industria que se caracteriza por sus ambigüedades, es conveniente no perpetuar el supuesto clásico de mujer-prostituta/ hombre-cliente. Hablaré en términos neutros cuando sea posible.

Migrantes múltiples veces

Estos migrantes desempeñan un papel transnacional dentro de los procesos de globalización. Estudios de migraciones entre, por ejemplo, el Caribe y el 'primer mundo' describen la potente mentalidad de los migrantes transnacionales: la convicción de un jamaiquino de los años 50 que Londres era su 'capital'; el esfuerzo que los migrantes de Nevis hacen para conservar la isla como su 'país' aunque viven en Brooklyn; la gran capacidad de existir en dos lugares a la vez de los 'dominican yorks' (Hall, Fog Olwig, Guarnizo y otros). Los negocios de aviones charter, de mensajería, de locutorios telefónicos, de Internet y de transferencias electrónicas de dinero tienen mucho que contarnos de estos fenómenos.

El hecho de tener un trabajo dentro de la industria del sexo no le quita al migrante su papel transnacional. Además, los prostitutos y las prostitutas migrantes son un fenómeno especial: es normal que no se asienten en un lugar a vivir. Siguen migrando o, mejor dicho, siguen viajando. A la trabajadora sexual que hoy encuentras en Madrid puedes encontrarla mañana en Paris, el próximo mes en Amsterdam y al año otra vez en España. Y no es el resultado sólo de esfuerzos de esquivar los controles policiales; existe una cultura en la que se quiere conocer Europa y en la que se tiene sus sitios preferidos. Aunque son a menudo pobres e ilegales, muchos viajan de manera cosmopolita.

La prensa europea casi siempre presenta el tema de sus viajes en términos de víctimas engañados. En este ensayo planteo el tema de los que sí han optado, dentro de sus posibilidades, por un viaje o 'arreglado' o hecho por cuenta propia. Algunos han optado por trabajos arreglados también; han buscado activamente ofertas en sus paises. También hay los que les han buscado para venderles viajes y situaciones en Europa: en este grupo están agentes (buscones, coyotes), empresarios, prestamistas, novios y novias turistas que les han conocido durante vacaciones y personas de sus propias redes de familiares y de amigos. Cuando estos viajeros se sienten engañados, lo más usual es que se quejen de las condiciones laborales que tienen que aceptar. A menudo han firmado un contrato sin entender la mucha vigilancia y poca libertad que implique. Es decir, alguien que conoce algunos tipos de prostitución en su país (por ejemplo bailar con clientes en un bar y acostarse con dos o tres durante una noche) no puede saber de antemano cómo se va a sentir enseñándose desnudo en una 'vitrina' de Amsterdam durante doce o catorce horas diarias, o estando de pie al lado de un camino en la Casa de Campo de Madrid. Son formas de prostitución que pueden describirse como 'industriales'.
Ya estamos hablando de la prostitución como un trabajo . ¿En qué consiste este trabajo? Primero hay que plantear: ¿Cuál?

El mercado del sexo     [volver al índice]

Existe en España, igual que en toda Europa, una gran industria del sexo. Este término incluye burdeles o casas de citas, clubes de alterne, ciertos bares, cervecerías, discotecas, cabarets y salones de cóctel, líneas telefónicas eróticas, sexo virtual por Internet, sex shops con cabinas privadas, muchas casas de masaje, de relax, del desarrollo del 'bienestar físico' y de sauna, servicios de acompañantes (call girls), unas agencias matrimoniales, muchos hoteles, pensiones y pisos, anuncios comerciales y semi-comerciales en periódicos y revistas y en formas pequeñas para pegar o dejar (como tarjetas), cines y revistas pornográficos, películas y videos en alquiler, restaurantes eróticos, servicios de dominación o sumisión (sadomasoquismo) y prostitución callejera: una proliferación inmensa de posibles maneras de pagar una experiencia sexual o sensual . Está claro entonces que lo que existe no es 'la prostitución' sino un montón de distintos trabajos sexuales.

La palabra prostitución puede impedirnos el entendimiento de que hay un mercado del sexo, distraernos de la demanda-es decir, los deseos diversos de los que buscan servicios sexuales. Hace unos años, un artículo en El Mundo se tituló "Un millón de hombres al día va de prostitutas"; hablaba sólo de España (Hernández Velasco 1996). Esa cifra seguramente no pretendía incluir todas las formas mencionadas arriba dentro de la industria sexual. Aunque nadie puede saber nunca las cifras totales y correctas, es un número impresionante. Hay que tener en cuenta también que no serán los mismos que van todos los días: habrá los que van una vez a la semana y otros más o menos, con una suma mucho más grande de personas al año que buscan servicios sexuales en España. Y buscan servicios diferentes, porque son ellos personas de todo tipo, edad, nivel económico, etnia, región y gusto. Migrantes son clientes, también. Clientes son homosexuales, travestis, transexuales y mujeres, también.

Se dan entonces bastantes y diversas oportunidades para trabajar en esta industria. Para migrantes que encuentran sus otras opciones desagradables, difíciles o mal pagadas (limpieza, servicio doméstico, cuidado de ancianos o niños), encontrar una situación en la industria sexual puede resultar interesante. Ya que muchas veces no tienen los papeles en regla, o que sus permisos de trabajar (como doméstica, por ejemplo) pueden estar basados en documentos falsificados, trabajar en un mundo lleno de irregularidades puede no parecerles más arriesgado. Los que vienen a buscar una mejor vida en Europa pueden tener que empezar en una situación en que no se sienten cómodos; como con todo trabajo, el primer año es el más desconcertante. En este caso lo que le importa muchas veces no es dejar la industria sino cambiar por otra situación dentro de la misma.

Si revisamos la descripción de lo que constituye la industria, encontramos posibles trabajos como telefonista, en el que ni siquiera se ve al cliente. O como bailarín o bailarina de striptease, que en muchos lugares significa moverse desnudo y nada más. Incluso si hablamos de 'sexo completo', no es lo mismo actuarlo para una película pornográfica que hacerlo en un burdel (o, por ejemplo, con clientes de sexólogos). Evidentemente, son trabajos distintos, desempeñados unos en bares, otros en casas, oficinas o consultorios. En unos el trabajador controla más la situación y la jornada; en otros carece de control. Unos son bien pagados, otros no. Algunos servicios parecen fáciles a ciertas personas, mientras a otras difíciles. El jefe o dueño del sitio puede ser el elemento más significativo en unos puestos. En fin, todo depende de la situación específica.

Es igual si miramos las muchísimas formas de contacto físico/sexual, de servir al cliente. Evidentemente, hacerle sexo oral a clientes en un coche o callejón bajo la lluvia no es lo mismo que pasar una jornada dentro de un club con calefacción donde conversas y tomas copas además de acostarte con clientes. Podemos sin embargo destacar unas habilidades necesarias para desempeñar estos trabajos bien, es decir, de manera más eficaz y menos problemática. En términos generales:

o La esencia del trabajo es dar placer a otros. El que no quiere o no puede hacer eso, por muy guapo que sea, va a fracasar. El cliente quiere sentir placer de algún tipo.
o Como en otros trabajos de servicio, la capacidad de relacionarse es lo más importante. Saber escuchar 'activamente', negociar, animar, leer los signos corporales del otro, captar lo no dicho y la sicología del otro. Juzgar cuando el otro no está bien, cuando 'huele' a problemas (y no confundir eso con apariencia física.) Capacidad de calmar situaciones y tranquilizar a personas violentas, confrontándoles o manipulándoles. También necesario para quien trabaja por teléfono.
o Capacidad de relacionarse con (y llegar a apreciar) gente de otras culturas o etnias o de valores ajenos a los de uno. Diplomacia. Se puede rechazar a clientes, pero se pierde ingresos. Poder imaginarse la situación del otro, tanto por lo que quiere disfrazar como por lo que enseña. Entender más de un idioma.
o Conocerse bien es importantísimo en el trabajo sexual. Saber usar el cuerpo sexualmente y cuidarse, minimizando infecciones, lesiones y agotamiento físico, emotivo o espiritual. Se necesita saber cuando se está cansado o con poco ánimo de trabajar, porque de ahí vienen a menudo los peligros del descuido. La autoestima es imprescindible.
o Se necesita una falta de pudor con el cuerpo, tanto suyo como de otros. Poder hablar del sexo, enseñar cosas sexuales. Ayuda un buen sentido de humor.
o Como con los trabajos de enfermeros o azafatas, es esencial dar la sensación al cliente de que realmente es deseado, que darle placer o cuidarle importa. También esto es necesario para cultivar una clientela leal, que vuelva.
o Muchas veces el cliente quiere contar cosas de su vida: problemas matrimoniales, de sus hijos o de su trabajo. Puede haber perdido a su esposa o necesitar consejos. La habilidad de satisfacer este tipo de deseo o de querer ayudar a resolver problemas de otros es parte del trabajo sexual. Incluso a veces el cliente da menos importancia al sexo que a recibir este tipo de atención.
o Saber poner límites, controlar lo que sucede y protegerse de demandas excesivas. Poder mantener las fronteras con clientes, que pueden tener muchas necesidades emocionales.
o Poder vender es clave, incluyendo por teléfono y en mensajes escritos (correo electrónico, chat, teléfonos móviles). La seducción es un arte que pocos dominan; de ahí el alto status de las cortesanas y las geishas en el pasado. Hoy en día son las transexuales las que tienen más fama de saber seducir.
o Para personas que trabajan por su cuenta o que tienen un negocio es imprescindible poder manejar fondos: seguimiento, contabilidad, impuestos e inversiones. Saber negociar, poner precios.
o La capacidad de management, de organizar y gestionar un negocio es necesario no importa en qué escala está el trabajador. Trabajar por cuenta libre lo puede hacer con éxito sólo quien tiene la disciplina de evaluar sus esfuerzos y manejar su tiempo.
o Cuando se está empleado en un negocio de otro, se necesita el talento de poder complacer tanto al jefe o dueño como al cliente, que a menudo exigen cosas contrarias (por ejemplo, al jefe le importa que el trabajo se haga más rápido, mientras el cliente quiere más atención personal).
o Si se baila o se hace espectáculo, es esencial estar en forma y de buena salud y actuar con confianza. Saber sacar provecho de sus propios atractivos. Saber vestirse, peinarse y maquillarse según la situación.
o Mucho del trabajo sexual es performance: es necesario saber presentarse, proyectarse y jugar papeles. Un ejemplo: existe el estereotipo de la asiática 'pasiva'; entonces para una asiática el saber desempeñar el rol pasivo puede ser un talento clave. Si se trabaja en dominación o en sumisión, hay que saber crear escenarios, actuar, involucrar y convencer al cliente. Saber coquetear.
o El cliente a quien se ofrece servicios no necesariamente es del mismo género u 'orientación sexual' que el trabajador quiere para su pareja. Pensado de otra manera, el gusto personal del trabajador no tiene que cuadrar con lo que hace en el trabajo: una lesbiana puede trabajar con hombres heterosexuales, un heterosexual con gays, una transexual con heterosexuales, un homosexual con mujeres y así. En el mundo de la industria sexual se encuentra flexibilidad y ambigüedad en términos de gustos y deseos; las visiones dicotómicas (como masculinidad/feminidad o pasividad/actividad) dejan de valer mucho.
o Ya que es un mercado, se necesita la capacidad de competir, ofrecer novedades y cambiar de oferta. Inventar nuevas formas de cobrar, utilizando las nuevas tecnologías e intentando ofrecer servicios adecuados a los deseos.
o Los conocimientos sexuales son imprescindibles para desempeñar el trabajo. Saber estimular cuerpos para producirles placer, demorar o precipitar orgasmos, juzgar la capacidad sexual del otro. Además hay muchos trucos que hacen el oficio más fácil para la persona que los domine: poner condones sin que los clientes se percaten, fingir penetración y muchos más. A menudo hay que enseñar principios de salud sexual para mejorar la experiencia del cliente: técnicas masturbatorias, de auto-control o de permitirse cosas 'prohibidas'. Es importante señalar que no todo cliente es el hombre confiado del estereotipo machista; muchos se sienten tímidos, avergonzados o incapaces. Existen prostitutas y prostitutos que se especializan en servicios terapeuticos con personas discapacitadas. En cuanto a la educación para evitar enfermedades sexuales, el poder convencer a clientes de que se puede 'gozar' con preservativo es un talento importante.
o Se puede escoger los servicios que se quiere ofrecer, entre ellos sexo oral o manual, penetración vaginal o anal. El trabajador decide. Además, en épocas del 'sexo más seguro', se están aceptando formas menos 'clásicas' dentro del trabajo sexual, como la masturbación mutua.
o Poder ofrecer masaje, reflexología y otras terapias da más posibilidades económicas.
o Si se trabaja en la producción de pornografía, hay posibilidad de aprender técnicas de fotografía, de rodaje, de video, etc.
o Si se trabaja por Internet, hay necesidad de conocimientos de computación, del correo electrónico, de chat, de bases de datos y de la construcción de páginas web.
o Si se llega a ser responsable o hasta dueño de un club o agencia, se aprende a tratar las necesidades del personal, animándole a trabajar bien.

La lista de arriba (que nunca va a ser completa) resume habilidades útiles para trabajar en la industria sexual europea. En otras culturas la industria tiene otras facetas, por lo que el trabajo puede requerir otras capacidades. En Japón, por ejemplo, existe un trabajo de 'anfitriona' (hostess, en inglés). A unos bares, vienen grupos de hombres que trabajan en la misma empresa, acompañados por su jefe. Pasan la noche hablando y bromeando, con el propósito de relajarse con el jefe, algo prohibido dentro de la empresa. El trabajo de la mujer es estar a su lado, encender cigarillos, asegurar que las copas estén siempre llenas y animar a los hombres para que se sientan bien. Para esos clientes, hacer comentarios sexuales sobre las acompañantes les permite sentirse bien. Los clientes no pueden pedir 'la salida' a la mujer; eso se hace en otro tipo de lugar (Allison 1994).

En la ciudad de Nairobi durante la época colonial, una forma común de trabajo sexual consistía en poner una casa y ofrecer servicios domésticos a migrantes del campo. El migrante podía pedir que se lavara y se planchara su ropa, que se le preparara comidas o tés y que la mujer se acostara con él. Podía dormir también en la casa. Las mujeres cobraban cada servicio por separado (White 1990). Este fenómeno se da en todos lados del mundo donde hay una migración masculina que vive en habitaciones alquiladas sin facilidades domésticas (o ellos sin conocimientos domésticos). Alrededor suyo llegan personas a venderles servicios domésticos/sexuales.

Y eso sólo para empezar; las posibilidades son infinitas. Hay que tener en cuenta también que si estas formas no son bien conocidas en Europa, los que vienen de otros continentes sí las conocen. Siempre es posible que combinen algunas de esas costumbres con lo que es usual aquí en los trabajos sexuales. Muchas veces se nota en conversaciones con prostitutos y prostitutas que el concepto de la prostitución, o del trabajo sexual, o del trabajo en sí o del mismo sexo no significa lo mismo para todos. A menudo se dan confusiones cuando personas occidentales parecen ver sólo el sexo en estos trabajos, mientras los migrantes no lo experimentan así.
Condiciones laborales para migrantes

Cuando en España se menciona 'la prostituta migrante' es automático pensar que su única opción es 'hacer la calle', estereotipo bien reforzado por la prensa con sus sempiternas fotos de mujeres que hablan con hombres en coches. Por razones personales, algunos migrantes sí prefieren hacer prostitución callejera. Sin embargo, otros muchos lo consideran mejor estar en clubes, pisos o lugares menos visibles que la calle (o los bares céntricos) donde están más expuestos a la mirada pública. Cuando están más controlados por empresarios, éstos también pueden preferir que trabajen dentro y en sitios más anónimos, como son las carreteras. Además, se ha demostrado en numerosos estudios que la proporción callejera de prostitución total ni llega a ser la cuarta parte del todo.

Otro estereotipo es pensar que hay sólo dos posibilidades: o ser libre o ser semi-esclavizado. El caso es que hay una gama muy variada de estados entre estos extremos. Entre personas que trabajan por su cuenta, algunas tienen 'chulos' y otras no. Muchas dan dinero a su novio o novia libremente, como muchos hombres lo dan a sus novias o esposas. Hay familiares que comparten pisos e ingresos y amigas que trabajan juntas. Existen personas contratadas para clubes que casi no tienen vida fuera, incluso son trasladadas de sitio en sitio sin ser consultadas. Sin embargo, algunas de éstas se conforman con esta situación porque así ahorran más dinero y se sienten más seguras. Otras están atrapadas de verdad. Hay que hablar de situaciones específicas.

Ventajas laborales     [volver al índice]

¿Qué ventajas laborales puede brindar un trabajo sexual? Primero, ofrece flexibilidad: se puede trabajar tiempo completo, tiempo parcial u ocasionalmente, que lo hace conveniente para muchas madres. Puede ser un segundo trabajo. En el caso de la prostitución callejera, es una de las pocas maneras de ganar dinero, comprar comida y llevarla a casa el mismo día; también el lugar de trabajo puede ser elegido, lejos o cerca de casa. Son trabajos que se puede probar y dejar si no gustan; si gustan pueden ser el camino a la independencia. Muchos de los trabajos sexuales no requieren formación formal. Son ventajas características del 'sector informal', donde los migrantes tienen posibilidad de ser beneficiarios igual que los nativos. Muchos migrantes destacan también las posibilidades que el trabajo da de 'ver mundo' y conocer a europeos; también que no se sienten tan solos como en otros trabajos.

El supuesto usual es que el migrante va a estar en el nivel más bajo de cualquier industria, pero se encuentran en todo nivel de la industria del sexo. Además a muchos migrantes no les falta formación formal, incluso universitaria. Si son estudiantes en Europa, el trabajo puede ser una manera de pagar las carreras. Como en todo trabajo, el trabajador tiene más oportunidad de poder elegir, controlar y ascender después de estar cierto tiempo y encontrar su nivel preferido, siempre dependiendo de sus capacidades individuales. Es un período de aprendizaje, quizás de un año.

Los migrantes también pueden tener unas ventajas dentro de la industria, donde sus fenotipos les hacen exóticos (quizás más excitantes) a los europeos. Si saben sacar provecho de esta ventaja, podría darles más o mejor clientela. Otra cosa es que migrantes pueden tener más voluntad de trabajar con clientes migrantes, de su propia u otra etnia. Es posible que esta voluntad les dé un nicho dentro del mercado. En el caso de los transgéneros, el tener cuerpos 'distintos', equipados de órganos de ambos sexos, les proporciona una clientela que exactamente busca esta ambigüedad.

Desventajas laborales     [volver al índice]

La peor de las desventajas laborales de los trabajos sexuales es su carácter clandestino. No existen protecciones laborales: ni contratos, ni beneficios, ni seguridad social, ni los sindicatos para exigirlos. Ya que la industria no es legal en sí (aunque los bares, clubes, restaurantes, agencias etcetera sí lo son), sus trabajadores con pocas excepciones no reciben unos de los más básicos servicios, como protección policial, incluso cuando son violados, robados o coaccionados. En esta situación el jefe o dueño del negocio tiene libertad para imponer cualquier condición injusta a los empleados, y si protestan pueden ser simplemente echados a la calle. Es muy común que empleados de casas de masaje digan que les vigila demasiado el jefe, o que no tienen derecho a rechazar a clientes que no les gustan. En lugares de baile exótico, se queja mucho de jornadas demasiado largas con poco descanso.

Estos comentarios se escuchan tanto entre migrantes como entre nativos, con el agravío de que aún menos van a pronunciarse para reclamar derechos laborales mientras carecen del permiso básico de ganar dinero. En investigaciones hechas en muchos paises, la querella más importante son los abusos de la policía, de hacer redadas sólo para cumplir sus requerimientos de arrestos, de chantajear, de pedir servicios sexuales gratuitos, de perseguir a las extranjeras, las negras o las transexuales. Los trabajadores se quejan mucho más de policías que de clientes y 'chulos'.

Parece que el trabajador vive un proceso de 'aprendizaje' durante está más expuesto a violaciones, golpes y robos; luego ha aprendido a esquivar o manejar a clientes problemáticos. El trabajar en parejas, por ejemplo una persona de más edad o experiencia con otra más joven, puede ayudar en este proceso. Sin embargo, dada la falta de protección policial, la posibilidad de violencia practicada por clientes siempre existe.

Otra desventaja importante es la dificultad de mantener un sano estado emocional. Muchos se sienten culpables de relaciones pecaminosas; otros describen un peso grande en el corazón. Sobre el sexo en sí, muchos dicen que 'no sienten nada' cuando están con clientes, mientras otros sienten asco, miedo, soledad o tristeza . Ya que no gozan de protección policial, están expuestos a todo tipo de engaño, confusión, peligro y problema. A pesar de que no siempre pasa lo peor, conservar el ánimo positivo es un gran reto.

Trabajos ambigüos

El servicio doméstico es considerado uno de los trabajos que puede llevar a la prostitución. Las domésticas internas comparten situaciones íntimas con familias que no son las suyas; cuidan niños, ancianos y enfermos; les falta intimidad. Están en casa por la mañana, cuando la familia se levanta, y por la noche, cuando se acuesta. Unas tienen relaciones sexuales con alguien de la familia, bajo coerción o por soledad, amor, deseo o para obtener ventajas, beneficios o un dinerito extra. También hay domésticas que hacen un trabajo sexual en otro lugar, como segunda fuente de ingresos. Por supuesto son muchas las domésticas que no tienen nada que ver con estas posibilidades. Es mejor no pensar que hay una línea divisoria entre el servicio doméstico y el servicio sexual. Aquí existen muchas ambigüedades.

Lo mismo pasa con las agencias matrimoniales del tipo 'novias por catálogo'('mail-order brides'). Algunas sí arreglan matrimonios de verdad; hay personas satisfechas por haber encontrado a su esposo o esposa de esta manera. A la vez, algunas agencias utilizan las mismas técnicas para 'vender' personas que las que usan las empresas directamente involucradas en la industria sexual. Muchas mujeres son casadas así directamente para trabajos domésticos/sexuales, es decir, para desempeñar el papel de esposas 'tradicionales', por lo cual es común el matrimonio entre un hombre del 'primer mundo' con una mujer del 'tercero'. Se dan auténticos desastres en estas situaciones, pero también se dan éxitos. Muchas mujeres casadas por agencia rechazan la etiqueta que reciben de 'pobres víctimas'.

En muchos estudios de prostitutos y prostitutas, se ha evidenciado que no siempre existe una línea clara entre el trabajo y el cliente, por un lado, y el amor y el amante, por el otro. Es decir, puede existir el aspecto comercial junto a sentimientos de amor o cariño. Ya que eso puede presentar tanto ventajas como desventajas, no lo incluyo en ninguna categoria.

Unos trabajadores se sienten confundidos, otros disfrutan de la confusión.

Con excepción de las personas que sienten que tienen 'oficio' para el trabajo sexual, las que están ahora trabajando en la industria casi siempre dicen que es temporal. Muchas salen de la industria para volver en otra ocasión. Le guste el trabajo o no, la mayoría no se identifica como prostituta o trabajadora sexual. Otra vez nos encontramos con situaciones equívocas, en las cuales el deseo de 'saber todo' e imponer claridad no llega a ningún lado. Preguntas a trabajadores sexuales tales como si les gusta ser prostitutos/as o por qué no dejan el trabajo sexual pueden recibir respuestas extrañas. Es posible que no se consideren prostitutos. O por ser una situación transitoria u ocasional no les importa tanto. O que cuando ven caras de pena en quienes hacen preguntas prefieren decir cualquier cosa menos la verdad. Una vez que se han ido, alguien siempre comenta que los que dicen que uno es victimizado y miserable seguramente nunca han limpiado los retretes de servicios públicos o aguantado el acoso sexual que acompaña a mucho trabajo doméstico-los oficios supuestamente más dignos que la prostitución.
Para quienes sólo pueden imaginarse desempeñar un trabajo sexual con asco, sería una opción terrible. Resulta que no es la reacción universal; o que el 'asco' es solamente un componente o momento entre muchos, algunos neutros o positivos. Visto así es cómo todos los trabajos del mundo.

Para quien quiere cifras     [volver al índice]

No resulta útil intentar dividir esta industria por país. Si todavía hay rasgos típicos del mercado español, hay muchos más que se comparten con otros paises europeos. El mercado europeo goza de redes de telecomunicaciones y de transporte de alta calidad, además de la política incompleta pero extensa de 'fronteras abiertas'. Todos coinciden en que la industria sexual crece de manera impresionante, pero cuantificarla es difícil: ¿Qué es lo que se tiene que contar, exactamente? ¿Los ingresos de los dueños de negocios? ¿El número de personas empleadas en todo lo relacionado a la industria (es decir ¿él que te lleva al sitio en taxi, él que te cuida el auto, él que te trae la bebida, él que te protege en la puerta, él que te cobra, él que te limpia el sitio?) ¿No habría que incluir también a los que producen las 'herramientas' necesarias como la ropa, el maquillaje, los productos para el pelo y las pelucas, las bebidas, las comidas, el tabaco y los preservativos? ¿Y por qué no a los abogados que arreglan las escrituras y los permisos de todo tipo, los contables, los médicos que hacen chequeos a los empleados y los que alquilan cuartos por horas?

La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado cifras sobre Tailandia que indican que de un total de 104.262 empleados/as en 7.759 establecimientos donde se podía conseguir servicios sexuales, 64.886 vendían tales servicios mientras 39.376 era 'personal de apoyo', término que también incluye a los propietarios, gerentes y proxenetas. Más de un tercio de los empleados no eran trabajadores sexuales pero vivían de la industria. (Lin Lean Lim 1998).

Casi siempre se intenta contar sólo la cantidad de trabajadores sexuales, pero esto tampoco da resultados fiables y comparables. Dada la problemática de lo 'irregular', criminalizado, indocumentado o estigmatizado de la industria, cada proyecto de contar a prostitutos y prostitutas ha contado de manera distinta. Por ejemplo, no se puede comparar la cifra de "23% (412) y 14% (117) de las mujeres con visados para trabajar como bailarinas en Suiza fueron de Dominicana y Brasil" (Oficina Internacional de Migraciones) con la de "75% de prostitutas/os extranjeras/os en Alemania son de América Latina y el Caribe" (AGISRA-Arbeitsgemeinschaft Gegen Internationale Sexuelle und Rassistische Ausbeutung). Ni siquiera se puede comparar sus métodos de contar.

Un estudio del proyecto TAMPEP (Transnational AIDS/STD Prevention Among Migrant Prostitutes in Europe Project) ofrece cifras sobre los porcentajes de migrantes entre prostitutos y prostitutas por país europeo. Son números muy esquemáticos, ya que vienen de proyectos participantes que no han contado de la misma manera, que no tienen el mismo tipo de contacto con la prostitución (muchos por ejemplo conocen sólo a trabajadores de la calle, o sólo a personas que asisten a ciertos servicios sanitarios), que no hablan todos los idiomas necesarios para comunicarse con los migrantes o que operan sólo en las ciudades grandes. Sabemos también que pedir a un migrante detalles personales de su vida no asegura una respuesta verídica. Para colmo, ya que estos migrantes están en movimiento, contarlos por país resulta de utilidad temporal.

Las cifras del porcentaje migrante entre los prostitutos y las prostitutas son: 90% en Italia, 25% en Suecia y Noruega, 85% en Austria, 62% en el norte de Alemania y 32% en el sur, 68% en Holanda y 45% en Bélgica. La cifra española de 50% incluye sólo prostitución callejera en Madrid (Tampep 1999). Desde 1997 cuando se hizo el último estudio de este tipo, el porcentaje de migrantes en la industria sexual ha aumentado en todos los paises europeos.

Propuestas laborales relacionadas a la industria sexual

El informe publicado por la OIT en 1998 (The Sex Sector) recomienda la inclusión de la industria sexual en cuentas oficiales gubernamentales. La OIT opina que el reconocimiento significa contribuciones enormes a economías regionales y nacionales en términos de impuestos y permisos, pero además que es la única manera de mejorar la situación de quienes son empleados como trabajadores sexuales. Si los gobiernos reconocen el sector sexual, se verán obligados a extender derechos y protecciones laborales a las personas que trabajan en ello. En el caso de los cuatro paises del informe (Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia), el reconocimiento del sector mejoraría las vidas de entre 800.000 y un millón de personas que reciben pago por servicios sexuales.

Aunque el informe de la OIT se basa en estudios de la industria en paises del sureste de Asia, advierte que ésos, en vez de tener un peor problema con la prostitución, son 'ilustrativos' de un fenómeno mundial. Su planteamiento es altamente pragmático, fijado en asuntos laborales. Hoy en día, Holanda es el país que más atención presta al asunto de la 'legalización' de los negocios del sexo, buscando la situación que menos perjudique a los empleados. Su nueva ley permite y regula el funcionamiento de burdeles de igual manera que otros negocios, con los propósitos de legalizar la organización de la prostitución voluntaria y de aumentar la penalización de la organización involuntaria (por violencia, fuerza, coacción o fraude y con menores). Ya que la ley deja decidir los detalles a las municipalidades, puede haber diferencias de sitio en sitio. Mejora la situación de miles de trabajadores sexuales pero no de los migrantes 'ilegales', quienes siguen trabajando sin protecciones laborales.

Aunque Alemania tiene un sistema donde los trabajadores sexuales 'se inscriben', trabajan legalmente y pagan impuestos, no reciben los beneficios laborales normales como la seguridad social. El país se encuentra ahora en el proceso de cambiar por un modelo como el holandés, donde se reconoce la prostitución como trabajo para que los trabajadores reciban derechos laborales e igual tratamiento jurídico.
Propuestas abolicionistas no tienen la intención de mejorar la vida laboral del trabajador sexual. La nueva ley sueca criminaliza al cliente, llegando a empujarle a buscar el comercio sexual en espacios menos visibles. Como ocurre con las redadas policiales, cuando el comercio se esconde, puede correr más peligro el trabajador.

Los sistemas de 'regularización sanitaria' suelan fijarse en chequeos médicos y pruebas forzadas para los trabajadores, estigmatizándoles como 'fuentes de contagio' de enfermedades de transmisión sexual. Algunas regiones de Alemania todavía imponen frecuentes chequeos. No etiqueto esta propuesta como 'laboral', porque ha quedado claro durante dos cientos años que el propósito de este tipo de reglamentación nunca es cuidar la salud del trabajador; en cambio, le culpa de enfermedades que no pueden nunca ser transmitidas sin la actuación de dos personas-una de ellas, el cliente.

[1] El término transgénero reune las posibilidades entre travestis y transexuales, cuyas apariencias pueden mirarse masculinas, femeninas o ambiguas. También se usa la palabra intergénero. Estudios actuales de sexualidad evitan los supuestos usuales; en el caso de la prostitución el supuesto automático es que son mujeres.
[2] Turistas sexuales hablan de esta diferencia así: que mientras en Europa las prostitutas valoran la eficiencia y la rapidez, en el 'tercer mundo' toman más tiempo con el cliente, le dan más servicios y parecen involucrarse más. Sería entonces un trabajo más 'artesanal'.
[3] No 'oficio' o profesión, que puede implicar más intención o conciencia 'profesional'.
[4] Los términos para estos trabajos varían de sitio en sitio, los madrileños distintos a veces de los de otras partes de España. Los migrantes vienen con sus propios términos, de varias lenguas, que luego se mezclan con los demás.
[5] Hay las que se dicen sexoservidoras en México.
[6] Hay también personas que hablan del asco o de la tristeza que sienten cuando limpian baños o cuerpos. Muchas experimentan peligros 'emocionales' al trabajar como internas, viviendo en
situaciones íntimas con familias que no son las suyas.
Referencias y unas lecturas que destacan aspectos laborales de la prostitución
Allison, Anne. 1994. Nightwork: Sexuality, Pleasure and Corporate Masculinity in a Tokyo Hostess Club. Chicago: University of Chicago Press.
Anarfi, John K. 1998. "Migrations and tourism: Ghanaian women and prostitution in Côte d'Ivoire." En Global Sex Workers, K. Kempadoo y J. Doezema, eds. New York: Routledge.
Anti-Esclavitud Internacional. 1996. Redefining Prostitution as Sex Work on the International Agenda. London: Anti-Slavery International.
COIN. 1996. La industria del sexo por dentro. Santo Domingo RD: COIN (Centro de Orientación e Investigación Integral).
Delacoste, Frédérique y Alexander, Priscilla, eds. 1987. Sex Work: Writings by Women in the Sex Industry. San Francisco: Cleis Press.
Fog Olwig, Karen. 1993. Global Culture, Island Identity: Continuity and Change in the Afro-Caribbean Community of Nevis. Amsterdam: Harwood Academic Publishers.
Gálvez, T. y Todaro, R. 1985. Yo trabajo así…en casa particular. Santiago de Chile: Ediciones CEM.
Georges, Eugenia. 1990. The Making of a Transnational Community: Migration, Development, and Cultural Change in the Dominican Republic. New York: Columbia University Press.
Grasmuck, Sherri y Pessar, Patricia R. 1991. Between Two Islands: Dominican International Migration. Berkeley: University of California Press.
Guarnizo, Luís. 1994. "Los dominicanyorks: The Making of a Binational Society." En Annals, AAPSS, 533, mayo.
Hall, Stuart. 1997. "The Local and the Global in Culture." En Globalization and the World System: Contemporary Conditions for the Representation of Identity, A. King, ed. Minneapolis: University of Minnesota Press.
Hanson, Jody. 1998. "Sex Tourism as Work in New Zealand: A Discussion with Kiwi Prostitutes." En Pacific Rim Tourism, M. Oppermann, ed. Oxon UK: CAB.
Hart, Angie. 1998. Buying and Selling Power: Anthropological Reflections on Prostitution in Spain. Boulder CO: Westview Press.
Hernández Velasco, Irene. 1996. "Un millón de hombres al día va de prostitutas." El Mundo, 27 diciembre [Sociedad 26].
Kempadoo, Kamala y Doezema, Jo. 1998. Global Sex Workers: Rights, Resistance, and Redefinition. New York: Routledge.
Kulick, Don. 1998. Travesti: Sex, Gender and Culture among Brazilian Transgendered Prostitutes. Chicago: University of Chicago Press.
Lin Lean Lim, ed. 1998. The Sex Sector: The Economic and Social Bases of Prostitution in Southeast Asia. Ginebra: Oficina Internacional del Trabajo.
McClintock, Anne, ed. 1993. Social Text Winter [37].
Murray, Alison. 1991. No Money, No Honey: A Study of Street Traders and Prostitutes in Jakarta. Oxford: Oxford University Press.
Nowak, Anna. 1999. "Political Transformation in Poland: the Rise of Sex Work." Research for Sex Work, 2:9-11.[ Amsterdam: Vrije Universiteit]
Occupational Health and Safety Code of Practice for the Sexual Services Industry in the ACT (Australia). 1999.
Oppermann, Martin, ed. 1998. Sex Tourism and Prostitution: Aspects of Leisure, Recreation, and Work. Cammeray NSW: Cognizant Communication Corporation.
Pernía, Nury. 1999. "Trabajadoras y Trabajadores Sexuales de Latinoamérica y el Caribe." Para Working Group on Contemporary Forms of Slavery, Ginebra, 21 junio 1999.
Prieur, Annick. 1998. Mema's House, México City: On Transvestites, Queens, and Machos. Chicago: University of Chicago Press.
Sassen, Saskia. 1998. Globalization and its Discontents. New York: The New Press.
Schifter, Jacobo. 1997. La casa de Lila: un estudio sobre la prostitución masculina. San José CR: ILPES (Instituto Latinoamericano de Prevención y Educación en Salud).
Seabrook, Jeremy. 1999. Love in a Different Climate: Men who have sex with men in India. London: Verso.
Sinclair, Thea, ed. 1997. Gender, Work, Tourism. London: Routledge
Skrobanek, Siriporn, Boonpakdee, Nataya y Jantateero, Chutima. 1997. The Traffic in Women: Human Realities of the International Sex Trade. London: Zed Books.
Tabet, Paola. 1989. "I'm the Meat, I'm the Knife: Sexual Service, Migration and Repression in Some African Societies". En A Vindication of the Rights of Whores G. Pheterson ed. Seattle WN: Seal Press. [edición española: Nosotras las putas]
TAMPEP. 1999. Health, Migration and SexWork: The Experience of Tampep. Amsterdam: Mr A de Graaf Stichting.
Truong, Thanh-Dam. 1990. Sex, Money and Morality: Prostitution and Tourism in Southeast Asia. London: Zed Books.
White, Luise. 1990. The Comforts of Home: Prostitution in Colonial Nairobi. Chicago:
University of Chicago Press.
Publicado en OFRIM/Suplementos [publicación especializada de inmigración]
Junio 2000, Madrid, España


[volver al índice]

 

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.