El Machismo en los Estudiantes de la Universidad de Concepción, Chile.*

Olga Mora M., (1) Maria E. Mathiesen, Manuel Castro S.
Universidad de Concepción, Chile.

* Esta investigacion ha recibido financiamiento de la Direccion de Investigación de la Univesidad de Concepción, Chile, Proyecto N º 93-8207-1.

(1) Correspondencia: Facultad de Ciencias Sociales, Depto. de Servicio Social Universidad de Concepción, Edmundo Larenas 160, Concepción, Chile. Fax 56-41-220810. Email omora@udec.cl
 

RESUMEN

En este trabajo se dimensiona el machismo en estudiantes universitarios de la Universidad de Concepción y su relación con algunas variables psicosociales y de conducta sexual. Se encuestó a una muestra aleatoria de 512 estudiantes.

En relación a la escala se detectó adecuada confiabilidad. Se inspeccionó la validez divergente y discriminante, encontrándose correlación significativa y consistente del machismo con la permisividad sexual. Para la validez discriminante se constatan diferencias significativas según sexo.

En relación al machismo de los estudiantes, éste fue más bien moderado, siendo el más bajo en la Facultad de Educación y el más alto en la de Física y Matemática. Se observó un grado de machismo significativamente mayor en los evangélicos, en relación con los sin religión o los católicos. En los encuestados con experiencia sexual, la tendencia fue a mayor control de la natalidad en los con bajo grado de machismo. No hubo diferencias significativas en el grado de machismo según las dimensiones descriptivas, socioeconómicas y psicosociales.
 

INTRODUCCION

    El machismo, como construcción cultural, es un modo particular de concebir el rol masculino. Lo entendemos, siguiendo a Mafud (1967), como la actitud que prevalece en parte de la población latino- americana, que consiste en considerar a los hombres como superiores a las mujeres y con autoridad sobre ellas. El hombre y la mujer viven en mundos distintos y la única relación entre ellos es la amorosa.

    En nuestro mundo moderno, el sexo aún sirve para caracterizar a las personas, generando un conjunto de expectativas conductuales para los hombres y las mujeres. "Cuando estas categorías perceptuales se afianzan como expectativas de conducta de roles genéricos, se corre el riesgo de que se transformen en estereotipos que conduzcan a la discriminación entre personas" (Rodríguez et al, 1993).

    La mayoría de los estudios acerca del machismo se refiere a México y a los pobres; sin embargo, esta actidud, aunque tome otras formas, se da en los demás estratos sociales y en el resto de América Latina (Giraldo O. ,1972).

    Aunque en nuestro medio se declara un abierto antimachismo, pensamos que la actitud machista subsiste aún en ámbitos que se manifiestan más abiertamente en contra, como es el universitario; por esto, incluimos esta variable, como parte de un estudio más amplio acerca de conductas sexuales y valores morales.

    Así, el propósito de este trabajo es dimensionar el machismo en los estudiantes de la Universidad de Concepción y analizar sus relaciones con algunas de las variables que los caracterizan y con las conductas sexuales consideradas en la investigación mayor.
 

El INSTRUMENTO

    Para medir el machismo seleccionamos nueve ítemes de La Escala M de Actitudes hacia el Machismo de Cortada de Kohan y colaboradores (1970).

    La Escala M de Actitud hacia el Machismo constituye un constructo de 22 ítemes, en que cada uno es una aseveración que expresa actitudes machistas o antimachistas, acerca de las cuales el entrevistado debe marcar sólo aquellas con las que está totalmente de acuerdo. La elección de esta escala se realizó en consideración de los siguientes factores:
 

    • La escala fue construida para medir machismo en ditintos estratos sociales de Buenos Aires, realidad similar a la nuestra,
    • Se aplicó con éxito en universitarios argentinos,
    • El tipo de formato es relativamente corto y de fácil comprensión, lo que favorece la autorrespuesta,
    • La autorrespuesta asegura el anonimato y éste aparece como la forma más apropiada para obtener datos confiables sobre comportamientos sexuales.


    De la escala original seleccionamos siete aseveraciones machistas y dos antimachistas que usamos como ítemes invertidos. Los seleccionados son los que siguen:
 

    • La peor ofensa para un hombre es que su mujer le sea infiel.
    • Es denigrante para los hombres realizar tareas domésticas.
    • Por lo general las mujeres son más sensibles que los hombres.
    • La mujer no debe tener amigos que no sean los del marido.
    • Las mujeres tienen el mismo derecho a ocupar cargos importantes que los hombres.
    • En el hombre la infidelidad es perdonable.
    • La mujer soltera es tan libre como el hombre.
    • En la relación de pareja el hombre debe tomar siempre la iniciativa.
    • La mujer busca la protección del hombre.


MUESTRA

    Para este estudio se programó una muestra al azar del 10% de los estudiantes inscritos al año 1994 en la Universidad de Concepción, sede Concepción, estratificada por carrera, sexo y año de ingreso a la universidad. Se excluyeron, por motivos prácticos y de costo, los alumnos que cursaban sus estudios en sedes fuera de la ciudad de Concepción; por tanto, no se consideraron los alumnos de Chillán ni de los Angeles. Tampoco se incluyó a la Facultad de Ciencias Naturales y Oceánicas, pues ninguno de los treinta integrantes de la muestra respondió la encuesta. La muestra teórica y real quedó constituida como se presenta en la tabla Nº 1


Tabla Nº1

Distribución Matriculados y Muestra Teórica y Real por Facultad y por Sexo del alumnado U de Concepción 1994.

Facultad 

total 

matric 

hombres 

tot teór real 

mujeres 

tot teór real 

total muestra teór real

QuÌmica

244

113

12

9

131

12

6

24

15

Educac.

1977

553

54

18

1424

139

72

193

90

Cs F y M 

129

78

8

5

51

5

3

13

8

Cs Econ

842 

404

40

18

438

44

26

84

44 

Cs J y S

1419

703

70

49

716

71

45

141

99 

Medicina

1429

488 

49

32

941

94

68

149

100

Ingenier

2027

1728

171

66

299

28

10

199

76

Farmacia

631

195

19

16

436

44

35

63

55

Odont

396

210

21 

13

186

18

10

39

23

Arquitec

77

44

4

0

33

3

3

7

3

Sociolog

39

19

2

2

20

2

2

4

4

Totales

9210

4535

450

228

4675

471

284

910 

512

 

    Para asegurar el anonimato y la privacidad que deseábamos garantizar a los encuestados, se utilizó cuestionario de autorrespuesta, puesto que incluyó una serie de preguntas acerca de conductas sexuales que, en nuestra sociedad, no son tema fácil de conversación con extraños. Usamos la modalidad de entregar la encuesta por intermedio de la Secretaría Académica de cada Facultad en sobre cerrado a cada uno de los seleccionados, junto con otro sobre para su devolución y una carta explicativa acerca de la importancia, de la respuesta rigurosa y veraz de todas las preguntas, para el desarrollo de la investigación. Esta modalidad más los rechazos normales a toda encuesta, especialmente una de este tema, nos produjo una importante pérdida en algunas carreras, como, por ejemplo, Ingeniería. Por tanto, la muestra real se redujo al 5.6% de la población estudiada.
    Sin menospreciar el sesgo que pudiera significar el desconocer la existencia de características comunes entre los no respondentes que expliquen esta conducta y que pudieran alterar los resultados, consideramos que la muestra tiene características que nos permiten calificarla como adecuada: tiene un tamaño suficiente y en líneas generales mantiene la proporcionalidad original. En relación al sexo, hubo un 4% más de mujeres y menos de hombres que en la muestra teórica.


TABLA Nº 2

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DESCRIPTIVAS DE LOS INTEGRANTES DE LA MUESTRA

Sexo fr

Hombres 44.5

Mujeres 55.5

Estado Civil fr%

Solteros 92.8

Casados 7.2

Colegio fr%

Privado-Pagado 45.1

Municipalizado 24.5

Fiscal 20.0

Privado Gratis 10.4 

 

Religión fr%

Católica 67.0

Evangélica 6.5 

Otras 4.1

Ninguna 22.4

 

Región fr%

Norte 14.5

Octava 71.8

Sur 7.9

Metropolitana 5.8 

Residencia fr%

Con padres 41.9

Con un padre 12.5

Con amigos 9.0

En pensión 18.0

Con pareja 12.9

Con familia 5.7

 

 

    Si observamos la tabla, podemos constatar que en relación al sexo existe un porcentaje mayor de mujeres, esto se debe, en primer lugar, a que las mujeres contestaron en mayor proporción la encuesta (4%) y, en segundo, a que en la población total las mujeres constituían el 51%. Sin embargo, esta ligera mayoría femenina que podría indicar una discriminación positiva, no es tal si analizamos el tipo de carreras en las que hay predominio de mujeres, que siguen siendo aquellas tradicionalmente femeninas como obstetricia, enfermería y educación parvularia;como asimismo, en el caso de las carreras de educación.
    En relación al estado civil, dado que existe un 17.8% de alumnos que ingresaron en el año 1989 o antes, el pocentaje de casados (7%) no nos parece alto.
    Siendo ésta una Universidad subvencionada por el estado, llama la atención el gran porcentaje de alumnos que provienen de colegios particulares pagados, casi la mitad de la distribución. Esto es concordante con la proporción de alumnos sin crédito fiscal.
    Con respecto a la religión, el 67% se declaró católico, un 6.5% evangélico y un 4% de otras religiones (mormones, testigos de Jehová); destaca el alto porcentaje de alumnos que manifestó no tener credo religioso.
    En síntesis, la gran mayoría de los estudiantes vive con la familia, proviene de la región del Bío Bío, es católica y cursó la enseñanza media en colegios privados.
    La edad de los encuestados fluctuó entre 16 y 33 años con un promedio de 21,48 años y una desviación estándar de 2,51 años.
 
RESULTADOS
1. Comportamiento de la Escala:
    La confiabilidad de este instrumento, medida con el coeficiente alfa de Cronbach, para la escala total, fue medianamente aceptable de r=0.40. La consistencia interna, medida por la vía de correlacionar cada ítem con el total, fue adecuada puesto que todos sus reactivos se correlacionaron, positiva y significativamente con la escala total ( r entre 0.27 y 0.59 p=0,0001).
   Cortada (1970) encontró validez convergente adecuada de la escala, al relacionar sus 22 ítemes con los de la escala F de Adorno (forma 45). Con el fin de inspeccionar la validez del formato abreviado utilizado, se correlacionó con la subescala de permisividad sexual (Harding y Phillips, 1986), encontrándose una correlación inversa, a mayor machismo menor permisividad (r=-0.15 y P=0.0011). Lo que es consistente y, por tanto, indicativo de validez divergente.
    Para demostrar la validez discriminante, la autora comparó los promedios de machismo de universitarios y obreros, detectando que eran significativamente mayores en los obreros. Debido a que este estudio sólo consideró universitarios, comparamos el machismo según el sexo de los encuestados, resultando más machistas los hombres que las mujeres, como se puede apreciar en la tabla Nº 3.

TABLA Nº 3

PROMEDIOS DE MACHISMO SEGÚN SEXO

Sexo X

Hombres 11.0

Mujeres 10.6 

n s

227 1.44

280 1.19 

 

T P

3.68 0.0003

 

    En síntesis, la escala se ha comportado congruentemente con la teoría lo que sería indicativo de que es, a lo menos en la población estudiada, un instrumento válido para medir machismo.
 
2. Resultados sobre Machismo en los Estudiantes:
    El promedio de machismo de la muestra fue de 10.8 en la escala total, donde el 9 es ausencia de esta actidud y el 18 presencia máxima. Este promedio, a pesar de que no tenemos datos de comparación puesto que usamos un formato resumido, es indicativo de que los estudiantes tienen algún grado de machismo. Existe un 17% de los estudiantes que no manifiestan machismo alguno ( 9 puntos ), se detecta un 10.7% que se puede calificar como altamente machista ( 13 a 16 puntos ), las proporciones mayoritarias, con un total del 72.3%, corresponden a machismo intermedio ( entre 10 y 12 puntos ), es decir, los alumnos declararon entre una y tres actitudes en este sentido.
    Los más altos promedios de machismo corresponden a las aseveraciones: 3 "las mujeres son más sensibles que los hombres", con un 57% de aceptación; 1 "la peor ofensa para un hombre es que su mujer le sea infiel" y 9 " la mujer busca la protección del hombre", con un 39% y un 37% respectivamente. Los ítemes cuyo promedio de machismo es más bajo, aceptados solo por el 2% de los encuestados, son el 2 "las tareas domésticas son denigrantes para los hombres" y el 4 "las mujeres no pueden tener amigos que no sean los de su marido", en orden creciente, le siguen con el 6% y 8% respectivamente, "el hombre tiene que tomar siempre la iniciativa en la relación de pareja" y "en el hombre la infidelidad es perdonable".

TABLA Nº 4

PROMEDIOS Y PORCENTAJES DE MACHISMO POR ITEMES.

Itemes

1

2

3

4

5

6

7

8

9

 

Xs

1.39

1.02

1.58

1.02

1.09

1.07

1.20

1.06

1.38

%

39.0

2.0

57.0

2.0

9.0

8.0

20.0

6.0

37.0

 

    En síntesis, al considerar los promedios de la escala total, por ítemes, y las frecuencias de los puntajes totales se puede concluir que existe una actidud altamente machista en algunos estudiantes universitarios, que llama la atención dadas su educación y su juventud, puesto que como afirma Rodriguez (1993), en el ámbito universitario existe una suerte de exhibicionismo antimachista, es decir, hay que mostrarse progresista, expresando consignas en ese sentido.
    Con el fin de inspeccionar algunas relaciones entre las características descriptivas de los estudiantes y el machismo, se dicotomizó en alto y bajo, utilizando la mediana y luego se cruzó con las otras variables consideradas.


TABLA Nº 5

DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL MACHISMO POR CATEGORÍAS SEGÚN FILIACIÓN RELIGIOSA

Religión
 
 

Evangélicos

Otras

Católicos

Ninguna

Bajo machismo

%

18 

33 

44 

57

Alto machismo

%

82 

67 

56 

43

Totales

% fi 

100 (33)

100 (21) X=17.51 100 (340) P=0.001 100 (114)
 
 
 
 

n = 508

 

    Se detectó que, además de las diferencias ya informadas entre hombres y mujeres, existe asociación significativa entre la religión y el machismo. Como se puede apreciar en la tabla 5, la gran mayoría de los evangélicos y de los pertenecientes a otras religiones (mormones y testigos de Jehová) son altamente machistas, mientras que aquellos estudiante que se declaran sin filiación religiosa, tienen mayoritariamente bajo machismo; los católicos presentan proporciones similares, con un ligero predominio de la categoría alta.
    Además, en relación a otras variables estudiadas, se comprobó que no existe diferencias significativas entre solteros y casados, como tampoco según el estatus socioeconómico (tipo de colegio del que provienen, cantidad de bienes que poseen, educación de los padres, ocupación de los padres).
    Al relacionar el grado de machismo de los estudiantes con la existencia de relaciones sexuales (49% declaro tener experiencia), no hubo diferencias, resultando las proporciones iguales para ambas categorías (51%). Tampoco se obsevó diferencias significativas entre los alumnos, al comparar grado de machismo, en relación con otras conductas sexuales estudiadas: existencia de novios, cantidad de novios, edad del primer novio, número de parejas de sexuales, edad de la primera relación, lugar donde se llevan a cabo las relaciones, tipo de pareja. Sólo se dio una tendencia a menor uso de anticonceptivos en los altamente machistas, con un 52%, frente a un 61% de aquellos con machismo bajo (p=0.19). Hubo un 56% de los alumnos que declararon tener relaciones sexuales, que usa algun tipo de control de la natalidad; entre éstos los más frecuentes, con proporciones muy similares, fueron: las píldoras, el condón, el ritmo y el coitus interruptus.
    Al correlacionar el machismo con algunas dimensiones psicosociales, como moralidad y modernismo, se constató, como ya vimos al inspeccionar la validez divergente, que se correlaciona inversamente con la permisividad sexual (r=-0.15 y p=0.0009), no así con la moralidad legal ni personal, (medida con la escala de conductas morales discutibles de Harding y Phillips, 1986). En relación al modernismo, medido con la escala abreviada de Kalh (1966), no se encontró una correlación significativa, aunque la tendencia, como era de esperar, fue inversa (r=-0.06 y p=0.18): a mayor modernismo menor machismo. El promedio de modernismo obtenido por los alumnos fue de 26.7, lo que comparado con el de 21, detectado por Mathiesen (1987) en mujeres de distintos estratos de la misma zona, resulta alto, lo que es explicable si se considera el nivel educacional de las poblaciones estudiadas.
    Por último, aunque no se observó ninguna relación significativa con las dimensiones educativas consideradas, parece interesante la tendencia a un bajo machismo en las Facultades de Química y Educación, con un 60% y 56% respectivamente; mientras que éste es mayoritariamente alto en las de Física y Matemática (75%), Odontología (65%), Economía (64%) e Ingeniería (61%). En la Facultad de Ciencias Jurídicas las proporciones son similares. Estos resultados se podrían explicar en parte, por la distribución de sexos en las respectivas Facultades.
 
CONCLUSIONES
    En primer lugar, en cuanto al funcionamiento de la escala aplicada, se puede concluir que su confiabilidad fue medianamente aceptable, con una consistencia interna adecuada.
    La escala se comportó concordante con la teoría, lo que sería indicativo de que es un instrumento válido para medir machismo en el ámbito universitario. Sin embargo, estimamos que tal vez sería interesante, en futuros estudios en esta misma población, usar otras mediciones menos reactivas, como la propuesta por Rodriguez en un estudio efectuado en una universidad colombiana (1993).
    En relación al grado de machismo encontrado en los estudiantes, podemos concluir que mayoritariamente fue bajo, predominando los rangos entre 10 y 12. Llama la atención que algo más de un décimo de la población clasificó como altamente machista.
    Se detectaron diferencias significativas en el grado de machismo según el sexo y la religión; no las hubo según ninguno de los indicadores de estatus socioeconómico analizados.
    Tampoco hubo asociaciones estadísticamente significativas del machismo con las conductas sexuales, unicamente se detectó una tendencia a menor uso de anticonceptivos en los altamente machistas.
    De las dimensiones psicosociales se encontró correlación inversa del machismo con la permisividad sexual y una tendencia en el mismo sentido con el modernismo.
 
BIBLIOGRAFÍA
    • Cortada, N., De Bertoni I. y Adamovsky E. (1970). Un estudio experimental sobre machismo. Revista Latinoamericana de Psicología. 2, Nº 1, 31-54.
    • Giraldo, O.(1972). El machismo como fenómeno psico-cultural. Revista Latinoamericana de Psicología.4, Nº.3, 295-309.
    • Harding S. y Phillips D. (1986). The morally debatable behaviors scales, en Robinson, J., Shaver P., y Wrightsman. Measures of personality and social psycological attitudes. Vol. 1. San Diego, California : Academic Press, Inc. 1991, pp 742-746.
    • Kalh, J. (1966). Los valores modernos y los ideales de fecundidad en Brasil y México. Revista América Latina. 9, Nº 2, 22-28.
    • Mafud, J. (1967). El Machismo en Argentina. Revista Mundo Nuevo. 16.
    • Mathiesen, M.E. (1987). Modernidad y funcionamiento familiar en la Provincia de Concepción. Revista de Sociología.Universidad de Chile.31-46.
    • Rodriguez, A., Marín L. , Leone, M.E. (1993). El Machismo en el imaginario social. Revista Latinoamericana de Psicología. 25, Nº 2, 275-284.
       


 
[volver al índice]

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.