NUESTROS CUERPOS Y NUESTRO Imágen
 
Sexo a media luz debido al aspecto físico (Estados Unidos)
La higiene y el sentido común (España)
Mujeres negras "blanquean" su piel con cosméticos cancerígenos (España)
Las niñas de cinco años se preocupan por la línea
Prostitutas de cuerpo entero
Insuficientes las cárceles para encerrar a mujeres que abortan (Mexico)

Sexo a media luz debido al aspecto físico (Estados Unidos)
Madrid, 3 de abril del 2001 (prensamujer.com/Tertulia)
 
El "Journal of Sex Research" publica un estudio realizado entre 200 estudiantes americanas, entre 18 y 21 años, que revela que casi un tercio de las mujeres, cuando hace el amor, esta pensando en su aspecto. La preocupación es tal, que algunas optan por disminuir o rechazar los contactos físicos. 

Según este estudio, ni fantasías, ni pasión, el pensamiento que ocupa la mente de muchas mujeres es "Que pintas tendrá?" Parece ser que la inquietud generalizada se centra en el peso y las redondeces, aunque el problema profundo corresponde a una baja autoestima. 

Mujeres que no son conscientes de tener ningún complejo físico, experimentan una gran ansiedad al encontrarse en la cama con un hombre y viven el momento, desde fuera, como si no fuera con ellas. 

Parecida inquietud sufren los hombres ante el temor de "no dar la talla". El control feroz sobre su imagen, al que se ven sometidas las mujeres, les induce a pensar que deben ser deseables y seductoras en todo momento, ya que el estimulo mas valorado es el visual. 

Michael Wiederman, autor de estudio, afirma que, en nuestra cultura, ser "una buena compañera o un buen compañero sexual es sinónimo de ser una persona atractiva visualmente". De la angustia y el estrés que sufren las personas con algún tipo de problema de autoestima. El estudio demuestra que cuanto mayor es la preocupación por su aspecto, menor es el numero de contactos sexuales regulares y mayor es la dificultad de alcanzar un orgasmo. En los hombres, esta ansiedad se traduce en problemas de erección, generalmente. 

El equipo investigador señala como responsables de la obsesión por la imagen a los criterios físicos impuestos por los medios de comunicación. Muchas jóvenes se encuentran demasiado gordas y esta valoración tiene consecuencias negativas en su vida sexual. 

No obstante, los medios de comunicación no son los únicos responsables, señala Wiederman: "Algunas veces las preocupaciones femeninas sobre la imagen corporal provienen de compañeros sexuales que critican su aspecto." Es conveniente contextualizar los resultados de este estudio, porque se centra en mujeres estudiantes. "Estas preocupaciones son mas problemáticas debido que afectan a las primeras relaciones sexuales. Si la relación dura, la mujer siente como el hombre se interesa por su persona y no solo por su cuerpo". 

Parece ser que las mujeres que sufren este tipo de ansiedad se tranquilizan notablemente cuando perciben que su compañero no ha mostrado ningún rechazo hacia su físico. Las soluciones que el estudio aporta para estos casos van dirigidas a una exposición gradual del cuerpo. Se aconseja a las personas que sienten esta angustia, y s lo se encuentran seguras haciendo el amor en la oscuridad, iluminar su entorno con velas u otro tipo de fuentes de luz. Una vez que se reduce la inquietud, se puede ir ampliando la intensidad luminosa hasta llegar al grado en el que la pareja se sienta cómoda y no haya miedos. Otra opción que ofrece el estudio es la inmersión en baños espumosos y, conforme disminuya la angustia, reducir la densidad de la espuma.

FUENTE: Tertulia, Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 15 7 de abril del 2001
Editora: HYPERLINK mailto:leasturias@intelnet.net.gt Laura E. Asturias
Internet: HYPERLINK http://www.geocities.com/guatertulia http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

La higiene y el sentido común (España)
Madrid, 27 de febrero del 2001 (prensamujer.com/Tertulia)

Una cosa es la higiene y otra la obsesión. Cada d a, los medios de comunicación nos bombardean con imágenes de limpieza y de productos para acabar con bacterias, desconocidas para cualquier persona que no se haya licenciado en biología.

Lavarse demasiado puede ser tan perjudicial como huir del agua y del jabón. Se ha detectado que muchas mujeres, en plena olimpiada contra su cuerpo (adiós a los olores, las grasas, el sudor...), se lavan varias veces al da y utilizan productos antisépticos, duchas vaginales y protege-slips (protectores sanitarios de uso diario), que favorecen la aparición de infecciones genitales.

En la mucosa vaginal viven entre 100 y 1000 millones de gérmenes sin dar ningún problema. Muy al contrario, contribuyen desde la pubertad, cuando se impregna de hormonas, al equilibrio de la mucosa. El 90 por ciento son lactó bacilos que la defienden de las agresiones y el 10 por ciento restante son microbios que cohabitan con los otros respetando un equilibrio.

Los lactó bacilos mantienen el pH de la vagina en 4.5. A causa del estrés, el cansancio, desarreglos hormonales o la ingesta de ciertos antibióticos, el pH puede ascender a m s de 5. Entonces, se quiebra el equilibrio y ciertos gérmenes se multiplican, lo que no tiene por que desencadenar ni una infección, ni a la toma de antibiótico. Este tipo de medicamentos tiende a desequilibrar la flora vaginal, perfectamente capaz de defenderse sola o con algún tratamiento local.

En general, el uso inadecuado de productos antisépticos irrita la vulva. Basta con lavarse con agua y jabón neutro, pero no m s de dos veces al da porque el agua deshidrata y provoca irritaciones. Es aconsejable evitar la ropa muy ajustada y los protectores sanitarios, ya que se pegan y prohíben respirar a la vulva, absorbiendo la humedad y las secreciones y generando una maceración. Lavarse es bueno para la salud, pero no tiene ningún sentido intentar "decaparse".

FUENTE: Tertulia, Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 15 7 de abril del 2001
Editora: HYPERLINK mailto:leasturias@intelnet.net.gt Laura E. Asturias
Internet: HYPERLINK http://www.geocities.com/guatertulia  http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

Mujeres negras "blanquean" su piel con cosméticos cancerígenos (España)
Madrid, 27 de febrero del 2001 (prensamujer.com/Tertulia)
 
En las sociedades donde la población es mayoritariamente blanca, nos mofamos de que Michael Jackson quiera aclarar su piel y le tachamos de loco. En cambio, nos parece tan normal seguir dietas que ponen en peligro nuestras vidas, luchar contra las arrugas de manera inútil o dedicar parte del presupuesto mensual a la adquisición de productos de "belleza".

Según diversos estudios realizados en Estados Unidos, una persona negra tiene m s posibilidades de sufrir todo tipo de discriminación que una blanca. La piel blanca es una señal de estatus y, teniendo en cuenta el dato, no es sorprendente que muchas personas dediquen tiempo y dinero a intentar "escapar" de las trabas sociales que conlleva su negritud.

Desde hace anos hay en el mercado cosméticos para blanquear las pieles negras que son muy apreciados por las mujeres africanas. La utilización de estos productos esta alcanzando dimensiones inquietantes sobre todo en Malí.

Estos productos deben exhibir obligatoriamente la mención "garantizado sin hidroquinona", ya que este fue el culpable de un escándalo sanitario hace unos anos por sus efectos perjudiciales; en concreto, fue acusado de cancerígeno. En la actualidad, el hidroquinona esta autorizado en Europa en dosis menores de un 2 por ciento y prohibido en otros países como Africa del Sur.

Muchas mujeres negras, especialmente de frica central y del Oeste de Estados Unidos, convierten el deseo de ser blancas en una obsesión. Según la BBC, en Malí la mitad de la población femenina utiliza cremas de este tipo. Este fenómeno afecta a todas las clases sociales. Las mujeres más pobres también quieren utilizar las "cremas-milagro" y, al no tener medios para conseguir productos que respeten la legislación, compran cremas que les queman la piel y son cancerígenas.

A pesar de las campanas que el gobierno de Malí realiza para frenar lo que se tilda de epidemia, esta no decrece y las mujeres que no "blanquean" su piel están expuestas a fuertes criticas y a ser discriminadas. Tal es el grado de internalizacion del mensaje de que "lo blanco es bueno (belleza, poder, estatus...), lo negro no".

Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 14 31 de marzo del 2001
Editora: HYPERLINK mailto:leasturias@intelnet.net.gt Laura E. Asturias
Internet: HYPERLINK http://www.geocities.com/guatertulia http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

Las niñas de cinco años se preocupan por la línea
Madrid, 8 de junio del 2001 (prensamujer.com/Tertulia).
 
Según un estudio publicado en la revista "Pediatrics", las niñas de cinco años pueden presentar problemas de autoestima causados por la imagen corporal. La directora de la
investigación, Kirsten Davison, asegura que cierto tipo de comentarios sobre la cantidad de comida que toman o referidos a su cuerpo, aunque sea de manera cariñosa, determinan la imagen que la pequeña se forma de si misma.

El estudio se centró en 197 niñas de cinco años a las que se pesó, midió y evaluó la imagen personal en tres aspectos: cuerpo, habilidad física y habilidad cognitiva. También se tuvo en cuenta la opinión de las madres y padres sobre el peso de sus hijas. Resultó
que las niñas con sobrepeso tienen la autoestima más baja, no sólo en lo que se refiere a su imagen corporal, sino también a sus capacidades físicas (correr) o cognitivas (hacer rompecabezas). Pero lo más terrible es que incluso si la niña no presenta sobrepeso, el simple hecho de que su madre o su padre considere que su peso es superior al debido también condiciona su autoestima. 

A partir de los datos obtenidos por el estudio, se puede hacer una serie de recomendaciones generales sobre la manera de tratar la alimentación y la imagen
corporal de las niñas pequeñas. En primer lugar, es fundamental no bromear con su peso, aunque se haga de manera aparentemente intrascendente o bienintencionada. Tampoco se debe criticar la cantidad de comida que toma. La niña se sentirá gorda y, además, tendrá la sensación de estar decepcionando a sus progenitores. Además, es contraproducente limitar o esconder la comida, algo que sólo consigue crear sentimientos de culpabilidad por tratar de hacer algo prohibido. Por el contrario, se debería tratar de proporcionar a las niñas alimentos saludables y, sobre todo, predicar con el ejemplo.

La especialista Kirsten Davison afirma que la baja autoestima provoca que la niña se sienta incapaz de desarrollar muchas actividades que contribuirían a su desarrollo y, por este motivo, desistirá de intentarlo. Su desarrollo puede verse frenado por esta falta de estimulación.

Tertulia Una ventana hacia las vidas de las mujeres
Vol. IV, No. 24 ? 2 de junio del 2001
Editora: Laura E. Asturias
Internet: http://www.geocities.com/guatertulia

[volver al índice]

Prostitutas de cuerpo entero
Laura María Agustín
Connexions for Migrants
Tanto sociólogos y trabajadores de salud pública como médicos miran a la prostituta no como cuerpo entero sino que s lo como sus partes capaces de portar y transmitir enfermedades sexuales. Esto se tiene que entender en el contexto del ascenso de 'lo social' en Europa después de la Ilustración, cuando empezaban a ver a ciertos grupos como problemáticos (la clase obrera, vagabundos, prostitutas). La medicalizacion y el fetichismo del cuerpo de la prostituta también viene de mezclar conceptos de lo sucio con lo inmoral y de esencializar una s la parte corporal.

En el siglo pasado en Gran Bretaa, el semen del macho empezaba a verse como fuente de contaminación cuando no terminaba directamente en un embarazo de su esposa oficial. La vagina de la prostituta se vea como el lugar necesario para desechar el excedente del semen y por consecuencia como "foco de contagio". De ahí se justificaba el alejamiento físico de la clase obrera de las clases burguesas y altas (y sus familias "virtuosas"). Aprobaron leyes sobre enfermedades infecciosas en los 1860s cuya meta fue aislar y controlar a las prostitutas por hospitalización, regulación y pruebas continuas. El movimiento que luchaba contra esas leyes arguá que fueron injustas, castigando a las mujeres mientras no a los clientes. También luchaba por abolir la prostitución y por la castidad varonil. Con el exito de la derogación de las leyes, lograron cerrar los burdeles, con la consecuencia de que muchas más prostitutas fueron a trabajar en la calle. Ahí estuvieron más vulnerables a la mirada tanto del reformista social como del fetichista. Fue entonces que Jack el Estripador asesinó a muchas prostitutas en los callejones de Londres.

Muchas culturas han mantenido el concepto de la zonificación como medida de aislar y controlar el supuesto contagio de las prostitutas, tanto físico como moral. Siguen concentrándose en la prostituta o el prostituto en vez de en la transacción humana que representa toda prostitución. Estudios recientes sobre la salud de la prostituta continuan esta obsesión por los órganos femininos: programas para ayudar a trabajadoras sexuales marginadas intentan darles acceso a medidas de prevenir la transmisión del VIH y el embarazo y casi nada m s. Proyectos de la calle, clínicas, ONGs y gobiernos distribuyen preservativos. Siguen estigmatizando a la prostituta, ahora con la frase "grupo de alto riesgo" y hablan de la necesidad de proteger a la sociedad del contagio y no de proteger a las trabajadoras mismas. No se ocupan de clientes. Sin embargo, estudios no han demostrado que la prostituta es más portadora de contagio que el cliente.

El cuerpo de la prostituta, como el del cliente o de cualquier persona, debe verse como cuerpo entero. Condiciones saludables para vivir, relaciones sociales sanas y autoestima básica son requisitos previos para cualquier tipo de salud reproductiva, prevención de ETS/SIDA y de prevención de violencia. El enfoque en la "persona entera" evita el fetichismo médico y la estigmatización de la prostituta/trabajadora sexual.

[volver al índice]

Insuficientes las cárceles para encerrar a mujeres que abortan

México DF, 14 de julio del 2001 (CIMAC/Tertulia). Las cárceles de México resultarían insuficientes para privar de la libertad a cerca dos millones y medio de personas que se calcula están involucradas con los abortos que anualmente se registran en el país, opinó el presidente de la Academia Mexicana de Derecho Penal, Jesús Zamora Pierce.

Al comentar el libro «Miradas del aborto», presentado por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), el jurista señaló que, de acuerdo con las estadísticas, cerca de 800 mil mujeres interrumpen su embarazo cada año, por lo que al menos existen un médico y una enfermera para asistir estos procedimientos.

Dijo que actualmente existen 100 mil presos en el sistema penitenciario del país, por lo que consideró ridículo siquiera pensar que existiera infraestructura para encarcelar a todas aquellas mujeres y personal médico que incurren en la práctica del aborto, considerado aún como un delito a excepción de algunas causales, como la violación.

El jurista opinó que el problema es abordado de manera hipócrita, dado que en la realidad el aborto no se sanciona pero continúa tipificado como un delito en los códigos penales del país. Si bien la interrupción del embarazo no se castiga, el hecho de que sea considerado un delito, debido a la presión de los grupos religiosos, orilla a las mujeres a recurrir a la clandestinidad, poniendo en peligro su vida o en el peor de los casos a encontrar la muerte.

Tras advertir que "nadie está en favor del aborto", el académico se pronunció por que toda la población cuente con información respecto de los métodos de anticoncepción existentes para que las mujeres y sus parejas puedan evitar embarazos no deseados.

Zamora Pierce dijo estar convencido de que al interior de la iglesia católica existe división y controversia respecto al uso de los métodos anticonceptivos, no obstante su constante oposición a su utilización. Finalmente opinó que si el problema del aborto fuera de la competencia de los varones, "mañana mismo se acabaría esta práctica en el país".

[volver al índice]

 

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.