PARA SOBREVIVIENTES
Si ha sido violada/o
Víctima de una violación
Derechos de dignidad de las víctimas de violación y abuso sexual 
Los derechos de las víctimas
Preocupaciones emocionales y reacciones después de la crisis 
Los derechos de las sobrevivientes inmigrantes 
¡Conozca sus derechos! Derechos y opciones con los servicios sociales

Si ha sido violada/o 

¿Ha sobrevivido un acto violento por un/a criminal? La violación es un crimen en el cual el agresor/a usa el sexo para violentar y humillar a una víctima y ejercer poder y control sobre ella. En la mayoría de los casos el violador/a es un conocido/a y la violación es planeada. Generalmente, el violador se aprovecha de cualquier desequilibrio de poder como edad, tamaño, nivel de desarrollo, conocimiento, posición, etc.; para humillar, controlar y violar a la víctima.

Además de la amenaza de muerte o el uso de armas, los violadores/as utilizan otros medios para intimidar y/o manipular a sus víctimas incluyendo la amenaza del uso de la fuerza física, trucos, engaño, coacción o soborno.

Aunque la reacción de cada víctima es diferente, existe un espectro de reacciones emocionales que las/os sobrevivientes pueden sentir inmediatamente después del ataque y a través del proceso de recuperación.

Para más información sobre las reacciones emocionales vea "Preocupaciones Emocionales y Reacciones Después de la Crisis" en nuestra sección PARA SOBREVIVIENTES

Inmediatamente después de la violación es importante tomar medidas para salvaguardar su salud física y emocional.

CUIDADO PERSONAL Y AYUDA: Pida apoyo a una persona de confianza y/o llame al centro de crisis de violación más cercano. Si no lo conoce, La Red Nacional Contra la Violación, el Abuso Sexual y el Incesto (RNVAI) puede conectarle al centro más cercano en su estado. Su número, libre de costo en los EEUU es el 1-800-656-4673.

LA EVIDENCIA: No se duche ni se cambie de ropa, trate de no tomar alimentos y de no orinar. Si hubo contacto oral/genital, no se cepille los dientes. Conserve cualquier prenda que estuvo en contacto con el violador en una bolsa de papel –NO de plástico– para guardar la calidad de la evidencia. Recuerde que su ropa y su cuerpo conservan la evidencia. Durante los tres días después de haber sido atacada sexualmente, todavía conserva la evidencia que puede usar en la corte para presentar cargos en contra del violador.

EL REPORTE Y LA DEMANDA: Es importante que sepa que la decisión de informar o no a la policía es únicamente suya. No es lo mismo reportar el crimen a la policía que demandar al violador en la corte. Puede ser que necesite más tiempo para conocer y contemplar sus opciones. El reportar a la policía no le obliga a seguir con un juicio. Sin embargo, la recolección y preservación de la evidencia podría servirle en el futuro si decide demandar al violador en la corte.

ATENCION MÉDICA: Aunque decida no ir a la policía es muy importante buscar atención médica. Vaya a un hospital para que le hagan un examen médico (chequeo de posibles lesiones, enfermedades venéreas y embarazo). Para más información sobre el examen médico visite el enlace: "Víctima de una violación".

No importa dónde ocurrió, no importa quién fue –ni si tuvieron relaciones sexuales anteriormente– no importa cómo iba vestida/o o si estaba borracha/o. RECUERDE QUE NO FUE SU CULPA.

[volver al principio de página]

Víctima de una violación (el examen médico)

La violación carnal es definida como la penetración sexual de cualquier orificio corporal sin consentimiento. A excepción del niño/a que es seducido por recompensas de afecto o bienes del deseo infantil, la violación es un acto que se ejerce bajo la intimidación sobre una persona que se resiste al acto sexual.

En los Estados unidos de América se estima que el 50% de las víctimas conocían a sus violadores y estos habían planeado la acción con anterioridad. Aunque la mayoría de las víctimas son mujeres, existe un grupo pequeño de hombres afectados que por condiciones de reclusión en prisión son víctimas del ataque sexual. Estos últimos, son más propensos a sufrir serios traumatismos físicos y a ser violados por varios asaltantes al mismo tiempo. Aunque es raro, también se conocen casos de hombres que han sido atacados sexualmente por mujeres.

Los psicólogos reconocen que una violación sexual es una expresión de agresividad o de necesidad de poder más que una necesidad sexual.

¿Qué hace el médico?

La evaluación psicológica de la víctima es fundamental desde un primer momento; sin embargo el médico debe realizar una rápida evaluación de la situación física ya que deben tomarse medidas inmediatas debido al desconocimiento del estado de salud del violador y la posible existencia de enfermedades de transmisión sexual.

Si la víctima es una mujer, el médico indagará sobre la fecha de su última menstruación, el uso de anticonceptivos y la fecha del coito violento. Con ello intentará calcular las posibilidades de un embarazo no deseado.

La exploración genital es un momento difícil, especialmente si el violador y el médico son hombres. Generalmente para este examen el médico estará acompañado de una enfermera o de algún miembro de la familia de la víctima.

El médico:
Explorará la estructura anatómica de la vulva y la vagina buscando cualquier desgarre o traumatismo que hubiese lesionado estos órganos.
• Tomará muestras del semen –en caso que el violador no haya usado preservativo– para detectar el grupo sanguíneo del asaltante y su ADN que posiblemente sirvan para la acción judicial.
• Tomará una muestra de flujo vaginal para enviar al laboratorio donde evaluarán si existen gérmenes contagiosos que hubiesen provenido del asaltante.
• Tomará muestras de sangre y sugerirá pruebas para sífilis (VDRL), VIH y hepatitis B; aunque estas pruebas sólo detectan una posible transmisión de sífilis o VIH cuando se hacen varias semanas después de la violación.

El riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual después del acto de violación es una de las preocupaciones de la víctima. En el caso de la preocupación por la posible transmisión del VIH, el médico le advertirá a la víctima de la baja probabilidad de contagio después de solo una exposición al semen y le recomendará que realice la prueba para la detección de VIH en un primer momento y a los 90 y a los 120 días después del ataque. Las pruebas para hepatitis B, clamidia y gonorrea deben hacerse: una inmediatamente; otra a las 5 semanas y una más de sífilis y hepatitis B a los 6 meses –ya que los gérmenes podrían ser detectados tardíamente.

Generalmente el médico recomienda antibióticos profilácticos para prevenir un posible contagio con otros gérmenes que se transmiten a través del semen; como la gonorrea, la clamidia, la sífilis, la tricomona, etc. Para ello recomendará la aplicación de ceftriaxona (Rocefin, Ceftrian, por ejemplo) de 250 mg intramuscular en una sola dosis. También sugerirá la toma de metronidazol (Flagyl, Metrozin, por ejemplo) 2 gramos tomados en una sola oportunidad y dicloxacilina o minociclina (Minocin, por ejemplo) a dosis de 100 mg cada 12 horas durante 7 días.

La evaluación psicológica debe iniciarse de manera inmediata. Generalmente se considera que después de una violación las víctimas atraviesan por un estado de estrés post-traumático y deben ser atendidas por un grupo de soporte psicológico. Ellas pasan por un estado de estrés agudo que puede durar de 1 a 4 semanas y luego transicionan a una fase de reorganización y recuperación emocional. Las victimas pueden manifestar disturbio emocional con respuestas que van desde la ira, el llanto, la agitación, la incredulidad, la indiferencia, la paralización o la expresión de sonrisa "idiotizada" en su rostro. El médico es consciente que el sentimiento de ira o temor de la víctima puede desplazarse hacia él o hacia su grupo de colaboradores y estará preparado para ayudarla/o emocionalmente.

Las manifestaciones tardías del trauma psicológico incluyen la aversión al sexo, la sospecha, las fobias, la depresión, las pesadillas que reviven el asalto, el aislamiento social, etc. Es importante que la víctima comprenda la necesidad de asistir a un programa dirigido por psicólogos entrenados en estrés post-traumático. Jesús González Barcha, MD 1 de junio del 2000.

La información disponible en www.mimédico.net tiene propósitos exclusivamente educativos. Mi Médico.net enfatiza que la información brindada no pretende substituir atención médica. Es su médico quien tiene los conocimientos para hacer un diagnóstico correcto y sugerirle el mejor tratamiento disponible. Miédico.netsus colaboradores y sus patrocinadores no pueden ser responsables del mal uso de la información que aquí se obtenga.

[volver al principio de página]

Derechos a la dignidad de las víctimas de violación y abuso sexual: 
La siguiente información viene del YWCA del Condado de Summit, en Ohio

* ser tratada con dignidad y respeto sin importar raza, edad, sexo, clase u orientación sexual, incapacidad física, credo religioso o estatus migratorio

* ser tratada con la misma seriedad que las víctimas de otros crímenes

* ser tratada con delicadeza y sensibilidad

* obtener apoyo durante y después de todos los procesos

* ser instruida adecuadamente acerca de todas las opciones disponibles, tanto legales como médicas

* reaccionar al crimen de manera propia, ya sea que esto encaje o no con las reacciones esperadas por la comunidad (u otros)

* recuperarse del ataque usando su propio juicio y no el impuesto por la sociedad (u otros)

[volver al principio de página]

Los derechos de las víctimas (consideraciones legales)

Como víctima de un crimen, tiene ciertos derechos legales cuando busca ayuda a través del sistema judicial criminal. Póngase en contacto con la oficina del fiscal general de su estado o con el programa Víctima-testigo para informarse de sus derechos como víctima de un crimen. Las víctimas normalmente tienen los siguientes derechos (pero varían dependiendo del estado donde usted se encuentre):

* el derecho a recibir información acerca de la investigación y el estatus de su caso.

* el derecho a tener un/a defensor/a o una persona de apoyo presente durante todas las entrevistas, audiencias y exámenes (con excepción de la audiencia con el gran jurado) o de nombrar un representante si no se requiere su presencia.

* el derecho a ser notificado/a de todas las audiencias, incluyendo la reunión previa al juicio, la libertad condicional y la liberación temprana.

* el derecho a rehusar la prueba del polígrafo o tensión de la voz.

* el derecho de recibir notificación del arresto o liberación del acusado.

* el derecho a ser libre de acoso o intimidación.

* el derecho a tomar parte en el proceso de justicia criminal, de hablar con el fiscal y de brindar una declaración sobre el impacto que este hecho le ha causado.

* el derecho de ser compensado por pérdidas económicas sufridas a causa de consultas médicas o psicológicas.

Fuente: Enfrentándose a la Violación y el Abuso Sexual - El folleto fue escrito por Terri Spahr Nelson, MSSW, ACSW y Julie Campbell-Ruggaard, Ph.D., LPCC, co-coordinadoras de Defensa de los Derechos de las Víctimas en Oxford, Ohio. Luz Marquez-Benbow y Laura Zárate, autoras colaboradoras, que aportaron contribuciones significativas al documento.

Este recurso de alcance nacional fue hecho posible con el apoyo y consejo de muchos individuos y organizaciones a lo largo y ancho de los Estados Unidos. El proyecto fue financiado por la donación número 1999 WT-VX-K004, hecha por la Oficina contra la Violencia hacia las Mujeres, Oficina de Programas de Justicia, del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Para información sobre como adquirir una copia del folleto completo escriba a: Victim's Rights Advocacy, P.O. Box 251, Oxford, Ohio 45056.

[volver al inicio de página]

Preocupaciones emocionales y reacciones después de la crisis

La mayoría de las víctimas de abuso sexual sienten una serie de emociones después del trauma. Las víctimas de violación pueden experimentar algunas de las siguientes reacciones. Puede ser que usted tenga algunos de estos sentimientos como reacción al abuso sexual.

(La siguiente sección ha sido adaptada de los materiales previamente publicados por la Coalición de Michigan contra la Violencia Doméstica y Sexual y el Centro para la Crisis después del Abuso de Ipsilanti, Michigan. )

PARÁLISIS Y ENTUMECIMIENTO: Esto puede ocurrir inmediatamente después de una violación. Puede incluir sentimientos de incredulidad o negación acerca de lo que ha sucedido. Le puede parecer que su cuerpo está desconectado o separado de la realidad. Puede sentirse emocionalmente distante o carente de energía. A veces la vida no le parece real. Puede sentir que sigue su rutina automáticamente, sin estar consciente de todo lo que sucede alrededor. Por ejemplo, la gente puede estar hablando, pero usted no escucha lo que están diciendo. Otras reacciones al choque emocional pueden incluir: llorar incontrolablemente, reírse nerviosamente, retraerse o creer que no siente nada o que está bien. Usted puede sentirse tan abrumada/o que no sabe qué sentir o qué hacer.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Debe reconocer que estas son reacciones normales después de vivir el trauma del abuso sexual. Piense que estos sentimientos son pasajeros y que disminuirán a medida que pasen los días. Es buena idea poner en práctica métodos que le hayan ayudado a sobreponerse en crisis anteriores. Busque la compañía de una persona con quien pueda conversar en los momentos difíciles. Reze, si cree que le hace bien, o resguárdese en un lugar tranquilo donde se sienta seguro/a.

PODRÍA UNIRSE A UN GRUPO DE APOYO PARA VÍCTIMAS DE VIOLACIÓN.

ALTERACIÓN DE LA VIDA DIARIA: Durante las primeras semanas o meses después de la violación, usted puede sentirse preocupada/o con pensamientos relacionados al abuso. Concentrarse puede ser difícil; habrá momentos en los cuales usted recordará los hechos aunque no quiera. Los recuerdos de la violación la/e perturbarán, aun cuando esté tratando de seguir adelante con su vida. Puede tener pesadillas, problemas para dormir, cambios en el apetito, ansiedad general o depresión. En las primeras semanas –y a veces meses después– le parecerá que su vida está fuera de control. Puede llegar a dudar de que su vida pueda volver a la normalidad o de que pueda volver a ser el/la misma/o.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Aunque estas reacciones son normales, pueden ser muy perturbadoras. Cuídese a sí misma/o y haga lo posible para recobrar su estabilidad. Por ejemplo, está bien si quiere dormir con la luz encendida por un tiempo, o dormir en un cuarto diferente a su propio dormitorio (especialmente si usted fue violada/o en su cama). Usted puede querer hacer pequeños cambios en su vida, tales como el mover los muebles de su casa o comprar sábanas nuevas, cambiar su apariencia cortándose el cabello, o cambiar su rutina diaria; haciendo ejercicios por la mañana en vez de por la noche. Estos pequeños cambios le pueden ayudar a sentir que está recuperando control sobre su vida nuevamente. Dese cuenta que será capaz de continuar con su vida. Es común después de cualquier tipo de crisis el necesitar tiempo para recuperarse emocionalmente, para adaptarse y para re-organizar su vida. Usted empezará a sentir que los trastornos iniciales van disminuyendo. Poco a poco podrá seguir con sus actividades diarias. Sin embargo, si las alteraciones emocionales la/le siguen perturbando, debería consultar con un/a consejero/a que le ayude a recuperarse de los efectos del trauma.

PÉRDIDA DE CONTROL: Puede sentir que todo su mundo ha sido trastornado y que su vida no volverá a la normalidad. A menudo se sentirá retraída/o, abrumada/o y ausente. Es posible también que sienta ansiedad, nervios, temor e indecisión. A consecuencia de estos problemas le será difícil concentrarse. Hasta las decisiones más pequeñas, como por ejemplo qué almorzar, etc. pueden ser difíciles.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Trate de tomar la mayor cantidad de decisiones por su cuenta. Aun las decisiones pequeñas le pueden ayudar a recuperar el sentido de control. Pregunte o pida información que le pueda ayudar a tomar una decisión. Si es posible, obtenga información por escrito para repasarla más tarde. Con las decisiones mayores –como si hacer una denuncia a la policía– haga una lista de los pros y los contras. Hable con un/a amiga/o de confianza. Busque fuentes de apoyo profesional, tales como consejera psicológica o consejo legal. Confíe en sus instintos para hacer lo que usted necesite.

TEMOR: Es común para las víctimas de violación el tener miedo después de un abuso. Por ejemplo, usted puede temer por su seguridad física y de que el violador pueda volver. Puede sentirse atemorizada de estar sola, de la gente o de situaciones que le puedan recordar la violación. Estos temores pueden ir y venir y pueden variar en intensidad desde un ligero incómodo sentimiento a un estado de ansiedad que le cause pánico. La mayoría de estos temores se irán o disminuirán con el tiempo.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Haga los cambios necesarios en su vida para sentirse segura. Por ejemplo, usted podría cambiar las cerraduras de su casa, tomar una clase de auto-defensa, conseguirse un perro guardián, o quedarse con una amiga/o o un miembro de la familia. También podría pedirle a una persona de confianza que se quede con usted por un tiempo. Si su miedo interfiere con su vida diaria, le puede convenir buscar la ayuda de un consejero profesional.

LA CULPABILIDAD Y EL AUTO-REPROCHE: Usted puede empezar a creer que podría haber hecho algo diferente para evitar o prevenir la violación. Puede ser que por algún tiempo pierda confianza en su propio juicio y en su habilidad de confiar en sus propios instintos. NO FUE SU CULPA.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Recuerde que usted no provocó el suceso. Dese cuenta que sentirse culpable es un instinto natural que trata de buscar una causa o explicación. Algunas víctimas piensan que si ellos evitan situaciones similares, esto no volverá a suceder. Piense acerca de cómo podría hacer las cosas de manera diferente en el futuro para sentirse más segura/o. No fue su culpa. La lectura de material acerca de la violencia de género puede ayudarle en su recuperación, pues se dará cuenta que usted no está sola/o. (Vea la lista de enlaces para más información sobre violación y servicios existentes.)

FURIA: Puede que tenga muchas razones para sentirse enojada/o. Usted puede estar furiosa/o con su atacante, la policía, su familia, sus amigos, el personal médico, o consigo misma/o. A algunas latinas se les enseña que es mejor perdonar y olvidar que expresar la rabia. Sus ideas religiosas la/e pueden llevar a pensar que su religión no la/e protegió o que Dios permitió que sucediera el hecho. Puede sentir que debe haber una buena razón para que esto haya pasado. Tal vez usted cree que está siendo castigada/o por algo que hizo. No se justifica que nadie sea lastimado de esta manera. La violación es un acto violento que hiere tanto el cuerpo como el alma. Su rabia es una emoción natural y saludable. Si usted tiene pensamientos de venganza hacia su atacante, esto no significa que usted sea mala/o o que sea una persona violenta. Sin embargo, es importante que usted no actúe en base a estos pensamientos. Encuentre otra manera de expresar su rabia. La represión de la rabia, el dolor o los pesares por un tiempo largo pueden dañar su espíritu y hacerla/e infeliz. Es importante buscar otras maneras de desahogar su rabia.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Acepte el enojo, pues tiene todo el derecho de sentirlo. Es una reacción natural y común. Usted puede sentirse más irritable o de mal humor en su casa o en el trabajo. Esto forma parte de su ira. Algunas personas se dan cuenta que la actividad física (el ejercicio, las caminatas, el correr) les pueden ayudar a liberarse de la tensión física que a menudo acompaña a la ira. El llevar (escribir) un diario, cantar, escuchar o tocar música, ofrecen maneras saludables para ventilar la rabia. Hablar con otras sobrevivientes de violación con quienes comparte los mismos sentimientos puede ayudarla/e. Considere la posibilidad de reunirse con un grupo de apoyo para sobrevivientes de violación. Si usted es religiosa/o o si está luchando con cuestiones acerca de su fe, puede buscar a un consejero/a espiritual (por ejemplo, un sacerdote, un ministro, un rabino) que esté familiarizado con este tipo de temas; quizás el/ella le pueda guiar y ayudar con sus inquietudes. Encuentre una manera saludable para desahogar su ira; una que no lastime ni a usted ni a otros.

AISLAMIENTO: Algunas víctimas de violación sienten que su experiencia les separa de otros. Se puede sentir diferente o pensar que otros pueden darse cuenta que ha sido violada/o solamente con mirarla/e. Algunas sobrevivientes no quieren molestar a nadie con sus problemas, así que no hablan de ellos. No se retraiga o distancie de los/as amigos/as y familiares en el momento en que más los necesita.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Recuerde que usted no está sola. Le puede ayudar el hablar con otras personas que también han sido violadas. La mayoría de los Centros de Crisis por Violación tienen consejera individual disponible, así como grupos de apoyo. El leer más acerca del tópico puede ser reconfortante y de ayuda. Si usted se siente sola/o, llame a alguien para salir de paseo, aunque sólo sea para caminar. Salir de su casa por un momento le puede ayudar. Es más, el estar con alguien que realmente le aprecie puede tener un efecto muy positivo.

VULNERABILIDAD Y DESCONFIANZA: Puede sentir que ha perdido su confianza y seguridad. Puede llegar a dudar que pueda confiar en alguien. Esto le puede llevar a sospechar de todo el mundo, a apartarse, y a actuar con cautela con otros. Usted también puede empezar a dudar de su propio juicio; especialmente si fue violada/o por alguien en quien confiaba.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Trate de confiar en sus instintos acerca de lo que usted necesita y piense con quien le gustaría conversar acerca de lo que sucedió. Busque amigos/as y familiares que le han apoyado en el pasado. Seleccione aquellos/as que saben escuchar sin juzgar. Tome su tiempo para recobrar la confianza en otras relaciones y si se siente incómoda/o, no tiene que continuarlas. Sepa que hay mucha gente de confianza que la/o aprecia de verdad. ¿Podría usted pensar en algunas de estas personas en su vida ahora mismo?

PREOCUPACIONES DE INTIMIDAD SEXUAL: Es normal tener una variedad de reacciones y emociones que tienen que ver con el sexo. Por ejemplo, usted puede preguntarse si alguna vez volverá a gozar de la intimidad sexual. Quizás le ayude el saber que sigue siendo atractiva para su pareja. En algunos casos, temerá que al tener relaciones sexuales vuelva a recordar nuevamente el abuso. Estas son preocupaciones muy comunes para alguien que ha experimentado una violación.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Tome su tiempo; poco a poco se irá dando cuenta cuándo y cómo reiniciar su vida sexual nuevamente. Sea muy clara con su pareja acerca de sus necesidades y limitaciones cuando se trata de cualquier tipo de caricia o contacto sexual. Quizás su pareja no sepa cómo responder. Su pareja debe saber cuando está bien tocarla de nuevo. Si hay algo que usted no quiere hacer porque le recuerda el abuso sexual, dígaselo a su pareja. Algunas mujeres Latinas sienten que es su obligación estar siempre disponibles sexualmente para sus esposos y novios. Usted tiene el derecho de decir 'no' hasta que esté lista para reanudar su vida sexual. Déjele saber que es su situación la que le causa ansiedad y no él. Dígale a su pareja con qué tipo de intimidad física o sexual se siente cómoda. Le puede ayudar si su pareja sigue sus instrucciones por un tiempo.

Su interés en las relaciones sexuales después de la violación puede variar. Usted puede tener la necesidad de saber que todavía es atractiva y deseada. Puede tener menos interés hacia cualquier clase de contacto sexual o físico por algún tiempo. Un terapeuta con experiencia en la recuperación del trauma sexual puede ser de mucha ayuda para las parejas que están teniendo dificultades adaptándose después de una violación. Los/as consejeros/as de crisis por violación pueden ser un buen recurso para estas parejas.

PREOCUPACIONES ESPIRITUALES: El tomar en cuenta las preocupaciones espirituales puede ser una parte muy importante de su recuperación. En todas las comunidades latinas hay personas que pueden proveer orientación espiritual y apoyo durante los momentos difíciles.

Los guías espirituales pueden ser sacerdotes, pastores, ministros, rabinos, curanderas, chamanes, espiritistas, etcétera. Buscar el apoyo de una persona que comparte su religión o sus creencias espirituales puede facilitar su recuperación. Tal vez esta sea la única persona ante la cual usted se pueda sentir cómoda. La decisión de buscar la ayuda de un guía espiritual es muy personal.

LO QUE PODRÍA AYUDARLE: Es importante que usted encuentre un guía espiritual que esté familiarizado con las necesidades emocionales de las/os sobrevivientes de una violación, una persona que no contribuya a la vergüenza, culpa, o miedo que usted puede estar sintiendo. Dependiendo de sus creencias, puede encontrar muchas formas de apoyo espiritual. Puede conocer a curanderas o espiritistas en su comunidad que le podrían ayudar con una plática, una limpia, una oración especial de sanación, o una ofrenda a un orisha. Si la violación ocurrió en su casa, puede sentir la necesidad de recuperar su espacio hogareño con la bendición de la casa por un guía espiritual. Es importante que usted tenga la oportunidad de desahogarse en confianza con alguien que entienda sus necesidades como sobreviviente de una violación.

Los/as guías espirituales deberán ayudarle en el proceso de sanación espiritual de una manera respetuosa y que no condene a la víctima. Ellos/as deben tener la capacidad de ayudarle a recuperar la integridad violada durante el abuso. Un guía espiritual le puede ayudar a identificar y canalizar su fortaleza interna y puede promover su sentido de seguridad, de poder y control.

La siguiente información le puede ser útil al considerar si debe buscar apoyo y ayuda de un guía espiritual.

Los y las guías espirituales deberían:

* Promover comunicación abierta. En cualquier práctica religiosa, usted tiene el derecho de saber qué puede esperar de su consejero/a espiritual. La comunicación debe ser abierta y respetuosa. Sin embargo, sólo necesita compartir lo que usted desea. Cualquier información que transmita a su guía espiritual debe ser confidencial.

* Ofrecer seguridad y consideración por su bienestar. Los/as guías espirituales deben tratar de proteger su bienestar y seguridad durante y después de las prácticas espirituales. Esto es especialmente importante ya que usted es más vulnerable después de una violación.

* Demostrar tolerancia. Los/as guías espirituales deben ser tolerantes y respetuosos hacia personas con diferentes creencias y estilos de vida. Esto puede ser especialmente importante si usted es homosexual, bisexual o practica un estilo de vida que no es convencional.

Le conviene buscar apoyo de alguien familiarizado con las necesidades de las sobrevivientes de una violación. En la búsqueda de un/a consejero/a espiritual, el cuidado médico o el cuidado de especialistas en salud mental podría significar una gran diferencia en su proceso de cura y recuperación.

Fuente: Enfrentandose a la Violación y el Abuso Sexual. El folleto fue escrito por Terri Spahr Nelson, MSSW, ACSW y Julie Campbell-Ruggaard, Ph.D., LPCC, co-coordinadoras de Defensa de los Derechos de las Victimas en Oxford, Ohio. Luz Marquez-Benbow y Laura Zarate, autoras colaboradoras, que aportaron contribuciones significativas al documento.

Este recurso de alcance nacional fue hecho posible con el apoyo y consejo de muchos individuos y organizaciones a lo largo y ancho de los Estados Unidos. El proyecto fue financiado por la donación número 1999 WT-VX-K004, hecha por la Oficina contra la Violencia hacia las Mujeres, Oficina de Programas de Justicia, del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Los puntos de vista en este documento son los de los autores y no necesariamente representan la posición o política oficial del Departamento de Justicia de los Estados Unidos a quien le agradecemos la oportunidad de poner este recurso a disposición de las víctimas de asalto sexual y de sus seres queridos en Inglés, Castellano, Baile y en imprenta grande en Inglés. Para información sobre como adquirir una copia del folleto completo escriba a: Victim's Rights Advocacy, P.O. Box 251, Oxford, Ohio 45056.

Los derechos de las sobrevivientes inmigrantes

Si usted es un inmigrante latino, puede ser más vulnerable al abuso y a la violación por su estatus de inmigrante. Mucha gente piensa que los inmigrantes nunca reportarán el crimen a la policía. El temor a ser deportado es una preocupación importante. No crea que su única opción es la de permanecer en una situación de abuso; usted no sólo merece protección sino que también tiene derechos como víctima de un crimen cometido en este país.

Si usted es una inmigrante indocumentada, puede que tema el presentar la denuncia o hablar con la policía por temor a que descubran su estatus de inmigración. Usted tiene derechos en este país por el simple hecho de estar residiendo en territorio estadounidense.

La ley la protege –al igual que proteje a cualquier otra víctima– del crimen independientemente de su situación migratoria. Recuerde que la policía y el sistema judicial no son lo mismo que el Servicio de Inmigración y Naturalización o 'la Migra'. Si quiere estar más segura de esta información o tiene preguntas sobre los beneficios existentes para inmigrantes víctimas de un crimen llame a:

Family Violence Prevention Fund 415-252-8900

Lawyers Guild, National Immigration Project: 617-227-9727 ext.2

NOW Legal Defense Fund, Immigrant Women program: 202-326-0040

Recuerde que sea su compañero culpable o no, usted debe denunciar el crimen. También tiene el derecho de recibir servicios y apoyo para usted y para sus hijos. Para mayor información, contacte su centro más cercano de crisis por violación.

Lista de entidades que ofrecen información en español:

Llámanos y hablemos, Massachusetts - Línea directa para sobrevivientes de abuso sexual www.llamanos.org

Centro de Mujeres del Area de Houston www.hawc.org/spanish

Sitio del Albergue para Mujeres Maltratadas, Naples, Florida www.naplesshelter.org/spanish/index.htm

Página de la Policía de Sacramento sobre la violencia doméstica www.sacpd.org/domvio-s.html

Washington Coalition of Sexual Assault Programs (WCSAP) www.wcsap.org\

Además de tener derechos legales, las víctimas de violación merecen ser tratadas con la misma dignidad y respeto que cualquier otra víctima de un crimen.

¡Conozcan sus derechos! Derechos y opciones con los servicios sociales:

Mantenga a sus niños en la escuela. Usted tiene el derecho de tener a sus niños en cualquier escuela pública. La Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Plyler vs. Doe estableció que todos los niños tienen el derecho constitucional de asistir a la escuela sin importar su estado migratorio. Niños indocumentados continuarán recibiendo el programa de Headstart, almuerzo y desayunos en sus escuelas. Las madres indocumentadas continuarán recibiendo beneficios del WIC (Mujeres, Infantes y niños). Esos programas no reportarán el estado inmigratorio de los niños o de sus padres. El Servicio de Inmigración y Naturalización ha asegurado que no arrestará a ninguna persona en escuelas, iglesias, clínicas y albergues para mujeres maltratadas.

La nueva ley de inmigración dice que toda persona, sin importar su estado migratorio, puede recibir servicios médicos de emergencia, vacunas, exámenes y tratamientos para enfermedades contagiosas y otros programas que no den asistencia monetaria. Esto significa que todos los inmigrantes serán elegibles para los siguientes tipos de asistencia:

* Parto de emergencia, tratamiento de emergencia de enfermedades severas y tratamiento de emergencia en caso de accidente
* Exámenes de tuberculosis y SIDA
* Tratamiento contra tuberculosis y otras enfermedades contagiosas
* Asistencia de comida, ayuda psicológica en situaciones de crisis y programas de asistencia en casos de violencia doméstica

Víctimas de crimen, incluso mujeres maltratadas y víctimas de violación tienen derecho a llamar a la policía sin temer ser deportadas. El Departamento de Policía de Houston ha asegurado que continuará ofreciendo servicios a todas las víctimas del crimen, sin importar su estado migratorio.

Si no sabe cual es la política de las agencias públicas en relación a la atención a inmigrantes indocumentados, llame primero antes de ir a la agencia. La ley dice que programas no lucrativos no están obligados a reportar inmigrantes indocumentados a inmigración (USCIS). Esto significa que muchas agencias no lucrativas continuarán ofreciendo servicios a inmigrantes indocumentados.

Tenga cuidado si piensa aplicar a programas como el Ingreso Suplemental de Seguridad (SSI), Asistencia Temporal para Familias con Necesidades (TANF, antes AFDC) y programas del Departamento de Vivienda. Estas agencias tienen la obligación de reportar inmigrantes indocumentados a inmigración (USCIS). Ninguna otra agencia o persona tiene la obligación de reportarlo. Sin embargo, otras oficinas, agencias o personas pueden denunciar a los inmigrantes indocumentados al Servicio de Inmigración si ellos así lo desean. Recuerde, es mejor hablar por teléfono a la agencia antes de ir personalmente.

Fuente: Centro de Mujeres del Area de Houston/Houston Area Women's Center www.hawc.org/spanish  Teléfono 713-528-6798


[volver al principio de página]

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana. Derechos Reservados. Términos de Uso.