Por: CATHY GANOZA GASCO
YHTAC@LatinMail.com

Fuente: somosmujeresperu.com


La música parece ser la alternativa perfecta para desconectarse momentáneamente de la realidad e ingresar a otro mundo. Un mundo que nos envuelve en el interior hasta aflorar nuestras más recónditas emociones y sentimientos; desde el disfrute en la audición hasta el delirio por bailar o cantar.

Vieja y siempre nueva, la música, ha existido desde épocas muy remotas con su arte de combinar los sonidos; por ello desempeña una función muy singular en la vida particular y colectiva de las personas. Ella tiene la cualidad de traspasar las fronteras a una velocidad vertiginosa a diferencia de otras artes y en poco tiempo no sólo mueve a una persona, sino que es capaz de representar a toda una generación.

En ese aspecto es la más directa y turbadora de las artes. A tal punto que es calificada como "la más emocional", ninguna posee una pujanza de penetración más profunda e íntima ya que actúa sobre la sensibilidad de modo más directo.

Cada uno de nosotros hemos sentido la vibración con el sonido de la melodía, el ritmo y la armonía, elementos esenciales de la música, basta escuchar sólo un instante para percibir todo un grupo de sensaciones que despiertan en el oyente evocaciones agradables; siempre y cuando la canción sea de nuestra preferencia, de no ser así, puede convertirse en un fastidio.

Sobre gustos y colores no han escrito los autores, dice el refrán, cada una de las personas responden a diversas inclinaciones de géneros musicales, y como la ojos eligen qué ver, lástima que el oído no.

El lenguaje musical es misterioso y sugestivo porque su sentido inmaterial conmueve el espíritu. Ha servido muchas veces de vehículo expresivo en las luchas por la humanidad, tan pronto en forma de simples cantos de trabajo, como de himnos queridos o de inefables melodías.

El gusto por escuchar música es más palpable en los jóvenes; puesto que una encuesta realizada en estudiantes universitarios demuestra que, un 90% escucha música en un promedio de 2 horas como mínimo y 8 horas como máximo diariamente. Fenómeno que responde en cierta parte a la naturalidad de su espíritu fácilmente emocional y activo; pero que también es resultado de la excesiva exposición de la misma.

El 99% de emisoras radiales transmite música en Perú. He allí una de las grandes razones; sin embargo, la versatilidad del ser humano permite que estos jóvenes sacien su deseo musical; el problema radicaría cuando la música se traslade a una vehemencia sin límites, haciendo que la persona viva su propio mundo irreal.

Musicalizar la palabra a través del canto es el gran secreto del cantante, saber apasionarse con las canciones que interpreta, saber plasmar aquellas vivencias y trasmitirlas en sus temas, que por lo general son temas de "amor". Resulta paradójicamente brutal el interés de los distintos grupos y cantantes por conquistar el gusto musical y alcanzar el éxito, creando canciones sumamente originales, aunque a veces un poco desafinadas y luego de una explosión musical de los medios, es probable que terminemos aceptándolas aparentemente, lo que sucede es que se produce un "cansancio auditivo"; es decir, cuando escuchamos demasiadas veces una canción finalmente nos agrada.

Recuerda que, cuando realmente te gusta una canción es desde el primer momento en que la oyes, ten por seguro te encantará para siempre.


[volver al índice]

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.