MATERIALES PARA EL TRABAJO DIRECTO DE VIOLENCIA POR PAREJA ÍNTIMA
 
12 escenarios de aprendizaje en respuesta a la violación, la violencia doméstica y el abuso infantil (EEUU)
Respondiendo a una sobreviviente de la violencia doméstica (EEUU)
Guión de radio para promover los derechos de las víctimas inmigrantes (EEUU)
 
12 escenarios de aprendizaje en respuesta a la violación, la violencia doméstica y el abuso infantil
 
Se ha diseñado los siguientes escenarios de aprendizaje para ser utilizados en grupos y clases de todo tipo. Aunque han sido redactados en términos de lo que puedes hacer en caso de tener "una amiga" en una situación determinada, los escenarios están diseñados para educar a todas las personas, incluidas aquéllas que trabajan con víctimas en calidad profesional, como defensoras y defensores de víctimas, docentes, personal policial, el clero, personal de salud, consejeras o consejeros.
 
La mejor manera de utilizar estos escenarios consiste en dividir un grupo grande en grupos de tres o cuatro personas cada uno. Se debe entregar a cada grupo una copia del escenario (sin las respuestas, por supuesto) y luego se les da suficiente tiempo para discutir cada situación y elaborar un plan de acción. Este enfoque logra la meta educativa adicional de conseguir que la gente hable entre sí en forma seria y detallada acerca de la violencia contra las mujeres - algo que a muchas personas en nuestra cultura todavía les resulta difícil. Los grupos pequeños también tienden a generar respuestas bien pensadas. De hecho, no te sorprendas si te devuelven algunos planes de acción y respuestas que son mejores que los que aquí sugerimos.
 
Una advertencia: recuerda que estos ejemplos son ficticios. Las situaciones reales son complejas y requieren una consideración plena de las circunstancias individuales. Tampoco olvides que en un situación real no debes tomar ninguna acción sino hasta tener la certeza de que es algo que la víctima quiere que hagas.
 
1. Una amiga llega contigo en un estado de extrema agitación y te cuenta que su esposo la golpeó la noche anterior. Dice que no sabe qué hacer. Puedes darte cuenta que ella siente mucho pánico. Todo lo que le sugieres parece provocarle más ansiedad y temores. Cuando tratas de responder a un aspecto del problema, ella te interrumpe intempestivamente y pasa a otro tema. ¿Qué puedes hacer para ayudarla?
 
HECHO: Sin importar qué tan buenos sean tus consejos, simplemente no será de mucha ayuda dárselos a una persona que se siente abrumada por el pánico o la ansiedad. Las sugerencias y pensamientos que expreses no llegarán a ella, ni es muy probable que los recuerde más tarde. Asumiendo que no exista un peligro inminente, la víctima de un trauma que siente pánico debe calmarse antes de que pueda ser efectiva cualquier clase de solución al problema.
 
QUÉ HACER
a. Dile firmemente a tu amiga que quieres que se detenga por un minuto. Pídele que trate de escucharte sólo por un minuto, sin interrumpirte. Cuando hayas conseguido que centre su atención, dile que es perfectamente natural que ella sienta pánico y miedo, en vista de lo que le ocurrió. Dile que con toda seguridad la vas a ayudar, pero que primero ambas necesitan tener unos momentos tranquilos.
b. Prepara el escenario. Haz que tu amiga se siente y esté físicamente cómoda. Dale un poco de agua o un té. Consigue una libreta para que tú y ella puedan anotar cosas que quieran recordar. Pídele que te diga lo que sucedió. Tanto como sea posible, hazle preguntas en un orden lógico. Luego trata de evaluar y priorizar sus más urgentes necesidades, poniendo aparte las cosas que puedan ser atendidas y solucionadas más tarde.
c. Las víctimas que acaban de sufrir un crimen y un trauma usualmente necesitan que se les calme una y otra vez, ya que las potentes emociones les sobrevienen en olas. Cuando esto ocurra, detén la conversación sobre solución de problemas, sugiere que ambas se tomen uno o dos minutos, háblale a tu amiga en una forma que la alivie, luego pregúntale si se siente lista para trabajar de nuevo en los problemas.
 
2. Encuentras a tu hija adolescente llorando inconsolablemente en su dormitorio. Cuando al fin consigues que hable, te cuenta que fue violada la noche anterior por su novio. Pero cuando sugieres llamar a la policía o a un centro de atención de la crisis por violación, tu hija se niega rotundamente y dice que no quiere hablar con nadie. ¿Cómo puedes ayudarla?
 
HECHO: Ésta es una situación muy común y difícil. Por un lado, dado que la violación es un crimen que le arrebata a la víctima su autodeterminación al nivel más íntimo, lo último que querrías hacer sería forzarla a que haga algo en contra de su voluntad, especialmente que trate de hablar sobre la violación cuando no quiere discutir el asunto. A la vez, una adolescente es todavía una niña y, al igual que todas las jóvenes en crisis, a menudo es necesario que las personas adultas intervengan y se hagan cargo de la situación por la seguridad y el bienestar de la joven.
 
QUÉ HACER
a. Con palabras, reconoce ante tu hija este dilema. Dile que quieres respetar sus deseos en cuanto a cómo manejar la violación pero, al mismo tiempo, siendo su madre (o su padre), necesitas asegurar que ella estará segura y reciba todos los cuidados que necesita. En todo el tiempo que hables con tu hija sobre la experiencia que sufrió, repítele a menudo y en diferentes formas tu preocupación por ella.
b. En lugar de tratar de indagar y presionar a tu hija para que te cuente detalles de la violación, explora con ella con cuál persona podría hablar más cómodamente. Sugiérele la posibilidad de hablar con alguien por teléfono en forma anónima. Pregúntale qué siente ella que necesita más y trata de satisfacer esas necesidades, aun cuando diga que quiere estar sola por un tiempo. Luego regresa y conversa más con ella.
Háblale sobre sus temores y cualquier amenaza que pudiera haber sido proferida. Ofrécele que conseguirás la información necesaria para calmar sus temores o protegerla contra el objeto de éstos. Por ejemplo, si tu hija teme ir a la policía porque piensa que su nombre saldrá en los diarios, ofrécele llamar al departamento de policía local y averiguar exactamente cuáles son las políticas de éste en cuanto a la divulgación de los nombres de víctimas de violación.
c. Las decisiones parentales que tomes acerca de cuándo o si emprender acciones contra los deseos de tu hija suelen ser difíciles y podrían provocar fuertes reacciones de parte de ella. Trata de mantenerla tan involucrada en las decisiones como sea posible. Por ejemplo, si decides llamar a la policía pese a que ella no desea que lo hagas, otórgale tanto control como puedas sobre la situación, por ejemplo, dejándola que escoja a la persona que quisiera que la acompañe a la policía, o permitiéndole decidir si quiere ir a la estación o prefiere que la policía llegue a tu casa.
 
3. Notas en tu vecindario una joven mujer con un bebé que se mira sola, aislada y deprimida. Parece tener miedo de entablar conversaciones, como si temiera recibir algún castigo. Sospechas que está sufriendo maltrato. ¿Qué puedes hacer?
 
HECHO: Las madres jóvenes que tienen hijos pequeños y están aisladas son las que se encuentran en mayor riesgo de sufrir violencia doméstica.
 
QUÉ HACER
a. En un momento que sea seguro, inventa un pretexto para hablar con ella. Pídele prestada alguna cosa o que te lleve al almacén, ofrécele llevarla tú, invítala a una venta de garaje, etc.
b. En un momento tranquilo, dile directamente que has estado preocupada por ella pues parece estar tan aislada y tener miedo. Pregúntale si está bien. Dile que estás dispuesta a ayudarla a conseguir ayuda, o a hacer llamadas telefónicas para recibir ayuda, si ella así lo desea. Dile que aun cuando no quisiera o necesitara nada en ese momento, puede sentir la libertad de pedírtela en cualquier ocasión. Trata de mantener el contacto con ella.
 
4. Tu amiga te visita y te cuenta que su esposo fue arrestado la noche anterior por violencia doméstica. Dice que no sabe qué pasará ahora, bajo cuáles cargos fue arrestado exactamente, o si ella debe o no hacer algo como testificar y obtener una orden de restricción. Tampoco sabe cómo averiguar todo esto. ¿Cómo puedes ayudarla?
 
HECHO: Es sumamente importante que las víctimas de un crimen violento reciban información y continúen informadas acerca del caso criminal. La información en sí reduce en gran medida la ansiedad de la víctima. Mantenerse informada es también el primer paso para protegerse contra un mal manejo del caso.
 
QUÉ HACER
a. Dale a tu amiga una libreta de apuntes. Luego ayúdala a conseguir información y muéstrale cómo hacerlo.
b. Empieza por llamar a la cárcel del condado. Casi todas las cárceles del condado proveen información actualizada sobre sospechosos las 24 horas del día. En cualquier momento del día o de la noche puedes llamar a la cárcel del condado y averiguar bajo cuáles cargos fue ingresado el sospechoso, el monto de la fianza, la agencia que realizó el arresto, el número del reporte sobre el crimen, así como la fecha, hora y lugar de la próxima audiencia en la corte.
c. Existen otras formas de conseguir información adicional: lee cualquier papelería que los oficiales que realizaron el arresto le hayan dejado a tu amiga; comunícate con el sargento de turno en el departamento de policía que llevó a cabo el arresto; o llama al oficial que efectuó el arresto. También llama a una defensora o defensor de víctimas. Conforme el caso progresa, agrega la oficina del fiscal de distrito a tu lista de fuentes de información.
 
5. Has estado ayudando a tu amiga desde que fue violada por un compañero de trabajo. Hoy ella te dice que acaba de llamar al detective porque no había sabido nada de él en las últimas cuatro semanas. Te cuenta que el detective le dijo que lo sentía mucho, pero que el caso es una situación de "él dijo, ella dijo" y que no podrán procesarlo. El detective también dijo que había entrevistado al sospechoso y que éste le pareció un tipo agradable. Tu amiga está devastada. Siente que hay muchas evidencias que apuntan a la culpabilidad del violador. ¿Qué puedes hacer por ella?
 
HECHO: Aunque el manejo de casos de violación por parte de la policía está mejorando, todavía suele ser inexcusablemente deficiente. Demasiados agentes de policía siguen siendo ignorantes acerca de cómo manejar e investigar estos casos, y a demasiados de ellos simplemente no les gustan tales casos, de manera que tratan de quitárselos de encima, a menudo permitiendo que el caso quede dormido y se enfríe. Existen, sin embargo, muchas técnicas investigativas particulares que a menudo ayudan a resolver fácilmente los casos de violación por conocidos, tales como las llamadas de pretexto, un minucioso examen de la conducta del sospechoso previa a la violación así como de la conducta de la víctima después de haber sido violada, sus conversaciones con otras personas tras esta experiencia, y muchas más.
 
QUÉ HACER
a. Dile a tu amiga que de ninguna manera debe perder la esperanza. Plantéale que a ti te parece que el detective sólo está tratando de descartar el caso. Para empezar, el hecho de que el detective no la haya llamado en cuatro semanas debe ser motivo de sospecha. Asimismo, el que se haya referido al caso como una situación de "él dijo, ella dijo", lo cual es cierto en prácticamente todos los crímenes. Después de todo, el sospechoso suele decir lo contrario de lo que afirma la víctima, sin importar cuál haya sido el crimen cometido. También es sospechoso que el detective no haya remitido el caso a la oficina del fiscal de distrito para que se tome la decisión final de procesarlo. Y quizás lo más alarmante de todo sea la cruel afirmación del detective en el sentido de que el sospechoso parecía "un tipo agradable". Ésa es la clase de comentario que revela la verdadera actitud de un detective hacia los casos de violación y es en sí una fuerte indicación de que está descartando el caso.
b. Dile a tu amiga que hay una serie de cosas que tú y ella pueden hacer para conseguir que el caso sea manejado en forma apropiada. Ustedes pueden concertar una reunión con el jefe de la unidad de crímenes sexuales. También pueden escribir una carta enumerando las preocupaciones que sienten, así como lo que el detective dijo, y exponer las razones por las que ustedes piensan que el caso sí puede ser resuelto. Pueden enviar la carta al jefe de la policía y una copia al alcalde. O pueden llamar a una defensora o defensor de víctimas y pedirle que les ayude a que ustedes sean escuchadas. También es posible llamar a un agente de policía confiable en otro departamento y solicitarle consejo.
c. Si tu amiga se siente nerviosa respecto a hacer estas cosas, recuérdale que ella tiene todo el derecho a una investigación completa y competente de la violación. Es sólo que a veces hay que luchar a brazo partido para conseguir justicia.
 
6. Has estado ayudando a tu amiga a salir de una relación matrimonial violenta. Ella logró que la policía arrestara a su esposo, testificó contra él, obtuvo una orden de restricción y la custodia de sus hijos. Y mientras hacía todo esto, también consiguió un nuevo empleo. De hecho, a tu amiga le ha estado yendo muy bien en forjarse una nueva vida para ella misma y sus niños.
Sin embargo, hoy tu amiga te llama llorando y desesperada. El dueño del apartamento donde vive le ha enviado un aviso legal de desalojo. La notificación indica que la policía ha sido llamada demasiadas veces a ese apartamento y, debido a la existencia de una política de "ningún crimen en el edificio", el dueño ha dado el primer paso legal para el desalojo. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu amiga?
 
HECHO: Esta situación es demasiado común y muy injusta. A la mayoría de dueños de viviendas simplemente no le importa si la mujer fue la víctima o la perpetradora de un crimen. En teoría, este tipo de desalojo de víctimas de violencia doméstica debería ser considerado discriminación contra las mujeres de acuerdo con los códigos sobre derechos civiles relacionados con viviendas. La ley, sin embargo, todavía no apoya esa visión. Aun así, podrías tratar de hacer varias cosas que ayudarían a tu amiga a quedarse en su vivienda.
 
QUÉ HACER
a. Pídele a tu amiga que recopile el contrato de alquiler, el aviso legal que le llegó en el correo y una libreta. Averigua todo lo que puedas sobre derechos legales y sus opciones. Empieza por llamar a la oficina regional de Fair Housing y otras agencias de viviendas. Aun cuando tu amiga no tenga el derecho legal a quedarse en el apartamento, usualmente hay una serie de medidas que puede tomar para retrasar el proceso de desalojo por varios meses.
b. Presenta una apelación directa al dueño del apartamento. Pero primero apela a las personas más profesionales que tu amiga conozca: quizás docentes, su pastor, su trabajador/a de cuidados de salud, un vecino o vecina profesional, o su jefe. Pídeles que colaboren firmando una carta dirigida al dueño del apartamento o reuniéndose con éste a fin de explicarle cuánto ha luchado tu amiga para sacar la violencia de su hogar y las muchas formas en que está estabilizando su vida. Hazle ver al dueño del apartamento que tu amiga ha demostrado que no tolerará la violencia y que ella es justamente la clase de inquilina que él debería retener en su edificio.
c. Si todo esto falla, pídele al dueño suficiente tiempo para que tu amiga busque y encuentre un nuevo hogar apropiado.
 
7. Tu amiga está muy molesta a causa del abusivo comportamiento que recibió de la policía cuando fue a reportar que había sido golpeada por su ex esposo. También está enojada porque piensa que el oficial no le dio importancia su situación, ya que no tomó ninguna nota. Cuando le sugieres que hable con un sargento o capitán para protestar contra el oficial abusivo y pedir que el reporte sea manejado en una mejor manera, ella parece más atemorizada que nunca. Dice que es suficiente tener un esposo hostil y no quiere que también la policía sea hostil con ella.
 
HECHO: Recuerda que una de las heridas más profundas de la violación y la violencia doméstica es que alguien más se ha apoderado violentamente del derecho de la víctima a la autodeterminación. Cuando estás tratando de ayudar a una víctima adulta de violación o violencia doméstica, uno de los lineamientos más importantes es respetar en todo momento su derecho a controlar su propio curso de acción, aun cuando estés convencida de que sería mejor uno diferente.
 
QUÉ HACER
a. Antes de intentar decirle a tu amiga por qué piensas que sería mejor ir ante un sargento o capitán a presentar una queja y conseguir que el reporte sea hecho de nuevo, dile claramente que respetarás cien por ciento su decisión acerca de cómo manejar la situación. Asegúrale que nunca vas a intervenir en contra de su voluntad. Luego pregúntale si puedes explicarle por qué piensas que tu sugerencia es buena para su seguridad.
b. Si tu amiga continúa pensando que esta idea no es adecuada para ella, trata de sugerirle otras posibilidades, tales como escribir una declaración respecto a las cosas que ella piensa que el oficial debió haber anotado, llevar esa declaración al departamento de policía y decirle a la persona en la recepción que quiere que la declaración sea incorporada al reporte del crimen, si es que un reporte fue escrito; o bien recomendarle que consiga una orden de restricción. Hazle ver que te preocupa su seguridad si no hay nada documentado sobre el trato que recibió.
c. Si aun así tu amiga no quiere hacer ninguna de estas cosas, no la presiones. Recuérdale que vas a respetar su decisión. Dile que vas a continuar acompañándola en cualquier momento que necesite ayuda. Muy frecuentemente, aun cuando a ti no te lo parezca, otras personas saben cuál momento y acción son mejores para ellas mismas. Recuerda también que con sólo haberle planteado a tu amiga algunas opciones ya la has ayudado enormemente pues has abierto su horizonte de posibilidades.
 
8. Una de tus compañeras de labores está siendo sexualmente acosada por otro colaborador en la empresa donde ustedes tres trabajan. Todo empezó cuando tu amiga dijo que no quería tener una cita con él. Al principio, él le enviaba tarjetas con connotaciones sexuales y flores, aun cuando ella le dijo que no deseaba que lo hiciera. Luego la empezó a seguir cuando se dirigía al estacionamiento después del trabajo. Ella continuó diciéndole que no quería salir con él y pidiéndole que la dejara en paz. Pero él se puso cada vez más persistente. Ahora tu amiga llega contigo, temblando. Te muestra una nota que fue dejada en el parabrisas de su auto, la cual dice: "Vas a morir, perra". Ella quiere saber qué debería decirle a él para que la deje en paz. ¿Qué puedes hacer ahora para ayudar a tu amiga?
HECHO: Es un hecho que éste es un caso de acoso sexual en el lugar de trabajo, lo cual es una violación de los derechos civiles de tu amiga. Como tal, la empresa está obligada, según la ley de derechos civiles, a asegurar que se ponga fin al acoso que sufre tu amiga. Pero si examinas minuciosamente la mayoría de casos de acoso sexual en el lugar de trabajo y en la escuela, a menudo verás que las acciones del acosador también son criminales. Los acechadores son muy peligrosos. Raras veces se detienen a menos que sean obligados a ello por parte de las autoridades, y deberían ser reportados a la policía.
a. Dile a tu amiga que estás muy preocupada por su seguridad. Dile que debería dejar de hablarle o responderle en absoluto al acosador, ya que aun las respuestas negativas que le dé a él sólo harán que las cosas empeoren. Asegúrale que la acompañarás a reportar el caso ante la policía y la empresa
b. Antes de presentar el reporte a la policía y a la empresa, haz fotocopias de la nota amenazante y de las tarjetas. Haz por lo menos una serie de copias para que tu amiga las guarde y otra para la compañía. La policía querrá guardar los originales. Además, antes de ir a hacer el reporte, pídele a tu amiga que anote todos los incidentes que recuerda para que pueda presentar un reporte lo más minucioso posible. Cuando se está en la estación de policía o en la oficina de un gerente, el nerviosismo a menudo provoca que las personas olviden aspectos importantes de la situación.
c. Ayuda a tu amiga a conseguir una orden de restricción contra el perpetrador, de manera que todos los futuros intentos de éste por establecer contacto con ella constituyan actos criminales por los cuales podrá ser arrestado.
 
9. Tu amiga te cuenta que recibió en el correo una citación para testificar contra el hombre que la violó. Dice que realmente tiene miedo de seguir adelante con el caso porque le mintió al detective que la entrevistó. Le dijo a éste que ella no estaba usando drogas cuando fue violada. Te dice que temía que, si le decía al detective que había usado drogas, el caso no sería procesado, o que la arrestarían, o no le creerían que fue violada. Pero la verdad es que ella estaba usando cocaína con el hombre que la violó. Tu amiga no quiere seguir mintiendo sobre esto, pero teme que, si ahora dice la verdad, el caso se habrá arruinado. ¿Qué consejo puedes darle?
 
HECHO: Aunque es sumamente inusual que las mujeres mientan acerca de una violación o un ataque doméstico, a veces ocurre que la víctima retiene información clave o miente en cuanto a aspectos periféricos del caso en las primeras entrevistas con la policía. Las víctimas hacen esto porque temen que la policía no les va a creer, no procesará el caso o las arrestará. Por lo general, sin embargo, si la víctima de un crimen serio (como una violación o violencia doméstica) cometió ella misma un delito menor (como usar drogas o violar su libertad condicional), la policía procesará el crimen más serio e ignorará la ofensa menor de la víctima. Adicionalmente, un buen fiscal puede explicarle a la corte este tipo de conducta de la víctima, y puede explicar la razón de la mentira. Esto suele impedir que se dañe el procesamiento del caso.
 
QUÉ HACER
a. Dile a tu amiga que las víctimas a veces retienen información o mienten acerca de algún aspecto relacionado con una violación por las razones que aparecen arriba. Pero ahora es importante que ella se presente ante el detective o el fiscal asignado al caso y diga la verdad. Dile que este tipo de mentira raras veces obstruye la posibilidad de procesar el caso.
b. Si es posible, intenta concertar una cita personal con el detective o el fiscal para transmitirle esta información. Y trata de asegurar que tú u otra buena amistad acompañen a tu amiga cuando ella vaya a esa reunión.
 
10. Tu amiga te llama para decirte que llamó a la línea 911 la noche anterior pues su esposo estaba amenazando con matarla. Dice que él le mostró el arma que iba a utilizar y luego le mostró la bala, presionándosela fuertemente sobre la frente y diciéndole, "Va a entrar exactamente aquí". Tu amiga dice que el oficial de policía que llegó a su casa no hablaba bien el español, y como ella no habla nada de inglés, no cree que el agente comprendió la mayor parte de lo que ella estaba diciendo. Dice que su esposo le dijo una y otra vez al policía, "Ella está loca, ella está loca", y parecía como si el agente le había creído a él. Tu amiga dice que el oficial no arrestó a su esposo ni sacó el arma de la casa. ¿Cómo puedes ayudarla?
 
HECHOS:
1. Las amenazas de muerte constituyen un crimen y deberían ser tomadas muy seriamente, en especial cuando la amenaza contiene detalles específicos sobre cómo será llevada a cabo. El oficial de policía en este caso debió arrestar al hombre o, cuando menos, debió haberle dado a tu amiga una orden de restricción de emergencia, sacar al esposo de la casa, retirar el arma de la vivienda y escribir un reporte criminal contra el hombre por proferir amenazas terroristas.
2. En los casos de violencia doméstica, violación y abuso infantil es verdaderamente crucial que todas las entrevistas con víctimas que no hablan inglés sean realizadas por oficiales plenamente bilingües o por traductores profesionales. Los departamentos de policía tienen, en su mayoría, acceso telefónico a bancos de intérpretes profesionales durante las 24 horas del día. No hay excusa para que un oficial de policía no utilice estos servicios a fin de asegurar que las declaraciones de las víctimas sean completas y exactas.
 
QUÉ HACER
a. Recuérdale a tu amiga que ella tiene el derecho constitucional a una protección igualitaria ante la ley, aunque no hable inglés y aun cuando se encontrara en el país sin los documentos apropiados. Acompáñala a la estación de policía. En la recepción, relata lo que ocurrió con tu amiga la noche anterior. Diles que te preocupa que el oficial de policía pudiera no haber comprendido la seriedad de la situación debido a barreras lingüísticas. Diles que quieres que un oficial bilingüe o un traductor profesional hable con tu amiga para que la policía tenga una declaración exacta de ella. Y para que el caso pueda ser manejado adecuadamente, lo que incluye remover al perpetrador y las armas de la vivienda.
b. Además, haz que tu amiga escriba una declaración completa de lo que ocurrió. Naturalmente, deberá redactarla en español. Haz dos o tres fotocopias de la declaración y que tu amiga guarde por lo menos una copia para ella misma. Entrega el original a la policía. Pídele a la policía que ingrese la declaración en el archivo del caso criminal. Tu amiga también debería obtener una orden de restricción por violencia doméstica contra su esposo. Y si el marido no se encuentra bajo custodia, ella debería quedarse en un refugio o en otro lugar seguro.
c. Sugiérele a tu amiga que presente una queja formal contra el oficial de policía por no tratar el caso de manera competente y seria.
 
11. Durante un par de años has estado intentando convencer a tu amiga de que salga de una relación violenta y a veces pareciera que ella trata de hacerlo. Notas que las cosas se han puesto mucho más serias en el último mes. Te has percatado de que ella tiene más moretes. Te cuenta que su marido ha estado jugando con sus armas y la ha amenazado con perseguirla si ella tratara de dejarlo. Dice que en los últimos días la ha despertado constantemente en la noche para gritarle y darle órdenes, y que durante el día él no sale de la casa. Hoy te llama y dice que las cosas empeoraron tanto la noche anterior que ella trató de irse. Pero él la agarró antes de que pudiera salir por la puerta, la lanzó a la habitación y la violó brutalmente. Le dijo que nunca la dejaría ir y la amenazó diciendo que si se atrevía a llamar a la policía, sin duda alguna él la mataría. Por momentos, durante la conversación, tu amiga suena aterrorizada pero, sobre todo, embargada por la paralización, la desesperación y el agotamiento. Repentinamente dice, "Él está aquí" y cuelga el teléfono. ¿Cómo puedes ayudar a tu amiga?
 
HECHO: Aunque siempre deberías respetar las decisiones de una víctima acerca de cómo ella quiere manejar su propia situación, hay algunas excepciones a la regla. En este caso existe una serie de cosas que indican un elevado riesgo de peligro inminente: la violencia creciente por los intentos de tu amiga de irse, las repetidas amenazas de muerte, el juego con las armas, los gritos durante la noche y la renuencia del hombre a salir de la vivienda durante el día, la violencia sexual, así como el terror y el agotamiento de tu amiga. Todos estos elementos sugieren un muy elevado potencial para cometer homicidio. De vez en cuando surge una situación como ésta, en la que puedes decidir intervenir y así salvar una vida.
 
QUÉ HACER
a. Es difícil saber cuándo se debe intervenir y emprender una acción drástica. Pero una vez que has tomado esa decisión, asegúrate de darle seguimiento. Una vez que has decidido actuar, a menudo no es fácil determinar cuál acción tomar. Insistimos, sin embargo, en que después de tomar esa decisión, hay que llevarla totalmente a cabo. He aquí algunas cosas que podrías hacer en esta situación.
b. Podrías considerar llamar a tu amiga dentro de diez minutos. Si consigues que ella llegue al teléfono, dile que te preocupa tanto su seguridad que vas a llamar a la policía. Dile que cuando los policías lleguen a su casa, ella debería decirles todo lo que te dijo a ti.
c. También podrías llamar a la policía sin haber hablado con tu amiga. Pide hablar con un sargento. No titubees ni minimices la situación. Dile al sargento que te preocupa la seguridad inmediata de tu amiga y cuéntale por qué. No cuelgues el teléfono sino hasta estar segura que esa persona ha comprendido la urgencia. Dile si tu amiga sabe o no que tú estás llamando a la policía. Pregúntale qué acción tomarán ellos.
d. Otro posible curso de acción en este caso sería llamar a personas cercanas a la vida de la pareja. Comunícales tu urgencia y cuéntales las razones de ésta. Diles que quieres reunirte inmediatamente con ellas para decidir conjuntamente lo que pueden hacer. Quizás logren idear un plan que le puedan sugerir a la policía; por ejemplo, una manera de conseguir que el hombre salga de la casa para que la policía pueda garantizar la seguridad de tu amiga.
 
12. Tu amiga te pidió que la acompañes a la corte para su entrevista con el fiscal y que estés con ella cuando testifique contra el hombre que la violó. En la oficina del fiscal de distrito, el fiscal le pide a tu amiga que entre a su oficina. Tú te levantas para acompañarla, pero él te detiene y dice que quiere hablar a solas con tu amiga. Ella le dice que está bien, que quiere que tú estés a su lado. El fiscal responde que no puedes estar en la reunión porque eso te convertiría en una testiga en el caso. Tu amiga parece consternada pues quiere que la acompañes. ¿Qué puedes hacer?
 
HECHO: Demasiados fiscales y agentes de policía tratan de aislar a las víctimas de la persona que les apoya durante entrevistas y reuniones. Podrían decir que la amiga de la víctima no puede estar presente en esas ocasiones pues ello la convierte en una testiga, o porque es necesario hacerle preguntas personales a la víctima; pueden dar una serie de razones adicionales acerca de por qué la víctima debe estar sola durante la entrevista. Están equivocados. Es sumamente raro que exista una razón legítima sobre por qué la víctima debería ser entrevistada sin una persona que la acompañe. La verdadera razón por la que algunos policías y fiscales aíslan a la víctima en las entrevistas es que quieren mantener control sobre ella y sobre el caso. Algunas veces pretenden convencerla de que el caso es débil con el fin de que ella se retire; también querrían presionarla para que acceda a un trato negociado con el perpetrador, o bien utilizar técnicas de entrevista coercitivas.
Debido a que tantos agentes de policía y fiscales han utilizado el aislamiento de las víctimas por razones abusivas, en California se aprobó una ley que otorga a las víctimas de violencia sexual el derecho a que la acompañen por lo menos dos personas de su elección durante las entrevistas con policías y fiscales (Sección 679.04 del Código Penal de California). Aunque esta ley no te cubre si vives en otro estado, su existencia demuestra que son falsas las razones esgrimidas por oficiales para mantener aisladas a las víctimas durante las entrevistas.
 
QUÉ HACER
a. La mejor manera de manejar esta situación tan común de policías y oficiales que pretenden aislar a las víctimas de las personas que las apoyan es planificar anticipadamente tu estrategia. Antes de acompañar a tu amiga a una entrevista o reunión con oficiales, adviértele sobre lo que podría ocurrir. Dile que piensas que es importante que tú estés con ella durante la entrevista a fin de minimizar cualquier intento, por parte de los oficiales, de jugar con su caso. Si ella realmente está segura de querer que la acompañes en la entrevista, dile que tendrá que decírselo firme y claramente al oficial. De hecho, ella podría necesitar decirle a él que no está dispuesta a realizar la entrevista a menos que tú, su amiga, estés presente.
Algunos agentes de policía, fiscales y otros operadores del sistema de justicia criminal pueden ser muy abusivos e intimidantes en momentos como éste. Es difícil mantenerse firme frente a ellos cuando empiezan a hacer sentir su peso y te dicen cosas que tú no estás segura si son ciertas o falsas. Y aunque a muchos oficiales sí les importa y son profesionales, nunca sabes cuándo te toparás con uno que sea abusivo. Entonces, es necesario que tengas un plan preparado y que tú y tu amiga den una imagen granítica. Recuerda que la seguridad de ella y su acceso a la justicia dependen más que nada de una adecuada respuesta del sistema de justicia criminal.
b. Si pese a todo el oficial no está dispuesto a llevar a cabo la entrevista contigo presente, tu amiga debería decirle que ella desea cooperar y hacer la entrevista, pero que primero quiere hablar con una defensora o defensor, o bien con otro funcionario.
c. Si en cualquier momento tu amiga siente que no quiere pelear más por este asunto, es importante que respetes su decisión. Si decide hacer sola la entrevista, quizás el solo hecho de hacerle ver al oficial que tu amiga y tú están dispuestas a dar la batalla será suficiente para desalentar en él cualquier abuso hacia ella.
d. Ya sea que estés presente o no durante la entrevista, conviene tomar en cuenta algunos otros elementos para ayudar a prevenir abusos por parte de los oficiales durante entrevistas y reuniones:
Lleva siempre una libreta y toma notas de vez en cuando.
Si el oficial te pide que tomes alguna decisión durante la entrevista, siempre que sea posible dile que primero quieres hablar sobre el asunto con tu amiga y que luego ambas regresarán con él. La víctima debería tratar de nunca tomar decisiones en ese preciso momento.
Después de la entrevista, la víctima también debería hablar sobre lo que ocurrió durante la reunión con una persona que la quiera y sea importante para ella. Además debería anotar preguntas que hayan quedado en el aire, así como preocupaciones y eventos que no comprendió a cabalidad.
Se autoriza copiar y distribuir esta información siempre y cuando el crédito y el texto se mantengan intactos.
Reservados © todos los derechos, Marie De Santis,
Women's Justice Center, www.justicewomen.com mariedesantis@hotmail.com
Traduccion por Laura E. Asturias / Guatemala leasturias@intelnet.net.gt
 
[volver al índice]
 
Respondiendo a una sobreviviente de la Violencia Doméstica (EEUU) 
SafePlace, Austin, Texas
Permite que la persona sepa que tu entiendes que es difícil de hablar acerca de violencia doméstica y que no estas avergonzada hablar del tema.
Permite que la persona vea y oiga que tu no la vas a juzgar. Por ejemplo, “yo sé que puedes quedar muy confundida cuando un conocido te trata de esta manera.”
Dile y repite claramente de sus derechos y su valor como una persona. Por ejemplo, “Tu no mereces ser tratada en esta manera. Nadie tiene el derecho de lastimarte.”
Expresa la desaprobación clara de la conducta abusiva del agresor, pero no critiques al agresor como una persona. Por ejemplo, “X lo trata en una manera muy deloroso, en vez de “X es persona realmente estupido.”
Usa palabras específicas para describir las conductas abusivas, tal como control, el susto, intimida, el peleón.
Si ellos tienen a niños, preguntale si ellos piensan que los niños haigan sido afectados. Acentúe que niños siempre sufren cuándo viven con el abuso, aunque no haigan experimentados el abuso.
Hazle saber que tu estas concernida por su seguridad si las cosas continúan asi.
 
Pregunta, lo que lo hace piensa que su vida estará como en seis meses si se dirige en ellos
Ofrece al sobreviviente teléfono útil. Aléntelos hablar con alguien con que tienen mucha confíanza antes que el situacíon se pone mas peor.
Pregunta a la persona si su vida ha sido amenazada, dejala saber que debe usar mucho cuidado, especialmente si se decide salir. Recomendamos llamar a un refugio para la ayuda a creer un plan de la seguridad.
 
[volver al índice] 
 
Guión de Radio para Promover los Derechos de las Víctimas Inmigrantes
PSA for Immigrant Crime Victim Rights Awareness
Violencia Domestica - Domestic Violence Laura Zárate
Voz #1: ¿Que hora es comadre?
Translation (What time is it comadre?)
Voz #2: Son las cinco. ¿Porque?
(It is five pm. Why?)
Voz #1: ¡Hay ya es tarde, tengo que apurarme y preparar la cena!
 (Oh no it’s late, I have to hurry home and prepare dinner!)
Voz #2: ¿Cual es la prisa? Tus hijos son grandes y tu esposo puede esperar.
(What is your hurry? Your kids are big and your husband can wait.)
Voz #1 ¡Es que me va ir mal si no tengo la cena preparada a tiempo, MUY MAL!
¡Mi esposo me va a castigar por ser mala esposa!
(But it is going to be very bad for me if dinner is not ready on time VERY BAD! My husband will punish me for being a bad wife!)
Voz #2: Pero comadre tu esposo no tiene derecho de abusar de ti, tu eres una mujer y mereces respeto!
(But comadre, your husband does not have the right to abuse you, you are a woman and you deserve respect!)
Voz #1 ¿Pero que puedo hacer? Yo soy inmigrante y el es el ciudadano!
(But what can I do? I am an immigrant and he is a citizen.)
Voz #2: Eso no importa TU TIENES DERECHO de no ser maltratada y puedes obtener ayuda gratis.
Si tu pareja:
te amenaza con reportarte a la migra;
te quita o te controla el dinero;
te dice que eres ignorante y no vales nada;
te pega a ti o a tus hijos;
te obliga a ti o a tus hijas a tener relación sexual ; o
te amenaza con matarte; estas en una relacion violenta.
La violencia doméstica es un crimen y las mujeres maltratadas tienen derechos, aunque no sean ciudadanas.
Para reportar la violencia doméstica llame a 911; para recibir información sobre el
albergüe y el servicio de consejo gratuito llame al* _____________________.
Si necesita información acerca de inmigración llame al * _________________________.
*Utiliza los números de agencias que sirven a su área.
 
[volver al índice]

 

principal | sobre Arte Sana | servicios | informacion | recursos


Copyright © Arte Sana 2001. Derechos Reservados. Términos de Uso.