Ni Una +
Not One More

Con la muerte en los ojos 


Yo te he visto muerte 

Claro que te he visto

y he visto tus ojos azules grandes

Cuando le cortaste a mamá

las trompas de falopio y los ovarios

sin preguntar y sin responder 


Te he visto. 


Cuando me acercaba a la esquina del barrio

y esos dos hombres me miraban

con calaveras en los ojos

y respiración de buey enojado 


Por supuesto que te he visto.


Cuando llegué al hospital

sin color, sin equilibrio y en espasmos

sin dinero y sin seguro

y te paraste en la esquina del cuarto

a llenarme de esa angustia que viene

con el olor a alcohol

de cuarto de hospital viejo 


Por supuesto que te he visto. 


Y te he visto rondar a mis amigos

y escoger sin razones los más jóvenes

llenándolos de verrugas y olores,

mientras sudaban líquidos imposibles 


Yo te he visto muerte

Te he visto bailando dentro de mis ojos

cuando mis manos y mi fuerza

le pegaban a una mujer tramposa

vestida igual que tu de dolor y desencanto 

Yo te he visto muerte

claro que yo te he visto

te he visto vestida de protección innecesaria

justificando tu baile

de tanques de guerra y bombas

caídas en la cabeza

de una pescadora de sueños en Vieques. 
 

Yo te he visto. 


Paseando por las calles

de todos mis barrios

en uniforme y macana 


Te he visto 


Escudriñarte en mi sangre

en mi boca y en mi mente

arrebatando la posibilidad

del recurso propio y la mirada valiente 

Claro que yo te he visto

te he visto con estos ojos

privilegiados y llorosos

acechándote abiertos

buscándote en lo oscuro

y pendientes de tus pasos. 


Te he visto.

Te he visto y te he sentido

Cerca...muy cerca

tan cerca como el roce del viento

en cualquier momento del día.  
 
por Sebastian Colón
En Celebración del Día de los Muertos
2 de Noviembre de 2002
Austin, Texas

[regreso] [back to literary arts]

main gallery | home | about us | services | information | resources | en español


Copyright © Arte Sana 2002. Derechos Reservados. Términos de Uso.